Un supermercado de la cadena Keisy lleva cerrado una semana, desde el pasado viernes, después de que los bomberos recomendaran evacuarlo por las grietas que han aparecido en el edificio. El inmueble se encuentra en la esquina de la calle Bolivia con la Rambla del Poblenou, a escasos 250 metros de las obras de la plaza de les Glòries.

La cadena a la que pertenece el supermercado ha emitido un comunicado en el que informa del cierre "a causa de una incidencia en el subsuelo de la vía pública en que se han observado algunas grietas de dimensiones considerables". Los bomberos han desalojado también a dos familias que viven en el edificio por precaución, mientras que otras cuatro se han ido por voluntad propia al no fiarse de la estabilidad del inmueble.

INFORME BOMBEROS

Fuentes del Ayuntamiento han confirmado a EFE el desalojo y han desmentido que tenga relación alguna con las obras de la plaza de les Glòries, aunque entre los vecinos no tienen tan claro que no haya conexión. De acuerdo con el informe de bomberos, en el edificio de la calle Bolivia "las grietas se originan a partir de un problema con los cimientos del edificio, que afecta a la parte de este edificio que fue desalojada de manera preventiva", según las mismas fuentes.

Interior del supermercado Keisy, cerrado por las grietas aparecidas en el subsuelo / HUGO FERNÁNDEZ
Interior del supermercado Keisy, cerrado por las grietas aparecidas en el subsuelo / HUGO FERNÁNDEZ

Por el momento, un estructuralista contratado por la cadena de supermercados está realizando un estudio geotécnio para conocer el estado de los cimientos del edificio. Cuando se tengan las conclusiones, se decidirá de qué manera se estabilizará la estructura del edificio para que el negocio pueda volver a abrir sus puertas y los vecinos regresar a sus casas.

EVACUACIÓN

Los trabajadores del supermercado tuvieron que evacuarlo en 30 minutos después de la aparición de las grietas y se ha permitido a la cadena recuperar los alimentos frescos, aunque todavía mantienen gran cantidad de productos en el interior del comercio.

De las dos familias desalojadas por los bomberos, una se pudo ir a casa de unos familiares, mientras que la otra ha necesitado de los servicios municipales, que los han ubicado en el Centro de Urgencias y Emergencias de Sociales de Barcelona.

La placa de la calle Bolivia en el edificio desalojado presenta grietas / HUGO FERNÁNDEZ
La placa de la calle Bolivia en el edificio desalojado presenta grietas / HUGO FERNÁNDEZ

ANTECEDENTES

El caso recuerda al del verano de 2017, cuando tres edificios fueron evacuados en la calle Llull por el movimiento en los cimientos del inmueble del medio, provocados por las obras de dos hoteles ubicadas en el solar de delante. No es el único caso, pues las obras del metro del Carmel fueron las causantes del hundimiento de un edificio de dos plantas y el desalojo de los vecinos de la zona, hasta 850 personas fueron realojadas hasta que se aseguró el terreno.