El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado los trabajos de restauración de la escultura David i Goliat, que se encuentra en la Vila Olímpica. El monumento cayó el pasado 21 de enero durante el temporal Gloria que azotó la ciudad.

La obra, de Antoni Llena, lleva cinco meses en el suelo, rodeada de vallas para evitar que la gente se acercara. La reforma se ha retrasado tanto tiempo por la pandemia del coronavirus. Ahora, tras la reactivación de las obras públicas en la ciudad, el consistorio ha podido reactivar los trabajos, ha avanzado Betevé.

MANTENIMIENTO ANUAL

La caída de la escultura se producjo tres semanas después de que fuera pintada y se llevara a cabo el mantenimiento anual, explicó en enero el presidente de la asociación de vecinos Jordi Giró. Los trabajos, que incluyeron la reparación de la chapa oxidada, costaron unos 85.000 euros y se acabaron el 30 diciembre.

El David i Goliat de la Vila Olímpica fue inaugurado el 7 de diciembre de 1992. La intención inicial era que la escultura estuviera lista para los juegos olímpicos, pero el proyecto se retrasó por problemas técnicos.

UNA GRAN CARETA DE METAL

El monumento está presidido por una gran careta de metal que, según los periodistas Jaume Fabre y Josep Maria Huertas, era en sus inicios como una gran vela que podía sufrir problemas a causa del viento.

El Ayuntamiento tuvo que recorrer a un despacho de ingenieros franceses, Principia Recherche Developement, de Blagnac, para resolver la cuestión. Pese a que se consiguió mantener erguido al gigante, la escultura ha sido víctima de las inclemencias del tiempo y de la proximidad del mar, lo que ha causado en la obra importantes oxidaciones a lo largo de los años.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.