En la calle de Aragó, en la confluencia con la calle de la Independència, hay un semáforo muy peligroso, especialmente temido por los peatones. Una señal luminosa bautizada como "el semáforo de la muerte" por la plataforma Prou Trànsit por el alto íncide de accidentes que se producen. Los vecinos que quieren cruzar Aragó no tienen suficiente tiempo para llegar a la acera contraria porque el semáforo en rojo de los coches dura muy pocos segundos. Entonces se ven forzados a esquivar los vehículos. 

"Mientras los coches empiezan a circular, los peatones todavía están en la calzada", explica Paula de Benito, portavoz de la plataforma Prou Trànsit, que señala que la mayoría de accidentes son golpes que reciben las personas por culpa de los coches y las motos que no frenan a tiempo. "Ha habido casos en los que hasta ha tenido que venir la ambulancia para socorrer a las personas accidentadas", recalca, en alusión a los accidentes que se producen en el también llamado "cruce de la muerte".

UN SEMÁFORO ESPERADO

El 27 de noviembre de 2018, los vecinos de la calle de la Independència pidieron al Ayuntamiento un cambio de semáforo en la calle de Aragó. El que había hasta entonces era una luz ámbar parpadeante y querían que tuviera tres luces: una verde, una roja y una ámbar. 

A principios de 2019 se produjo el cambio, sin embargo ahí no acabaron los problemas de los vecinos. Como explica de Benito, mientras los peatones tienen el semáforo en verde, los coches solo tienen la luz roja 13 segundos y después pasa a ámbar, con lo que las personas no tienen suficiente tiempo para cruzar la vía. 

SOLUCIONES A MEDIAS 

La portavoz de la plataforma Prou Trànsit explica que según el Ayuntamiento el semáforo del cruce entre las calles de Aragó e Independencia solo está en rojo 13 segundos para evitar que el tráfico se congestione, ya que se trata de una vía donde hay mucha circulación de vehículos. 

Para De Benito, sin embargo, esta solución no es suficiente porque dice que de media hay un accidente cada semana. "Hay muchos vehículos que circulan por la calle Aragó y algunos lo hacen con agresividad", asegura.

La portavoz de la plataforma considera que la pacificación de la Meridiana y la construcción de la plaza de les Glòries ha provocado que todo el tráfico suba por otras vías como pueden ser las calles de Aragó y de Independència. En el caso de esta última, sus vecinos también se han puesto en contra de la incorporación de cuatro carriles de circulación. Han apodado esta calle como la "autopista".