Los vecinos del Camp de l'Arpa del Clot tienen, pendiente de resolución municipal, diversas reivindicaciones en el barrio sobre las que no dejan de exigir que se les dé respuesta.

Una de ellas es la urbanización definitiva de la Gran Via. Los residentes exigen que dichos trabajos se lleven a cabo durante el presente mandato tras diversos incumplimientos de calendario, lo que les llevará a manifestarse este sábado a las 12:00 horas para que el consistorio barcelonés ubique las obras en la presente legislatura.

En el barrio también preocupa Can Miralletes. La masía y los jardines sufren una degradación que se ha prolongado durante años, y los alrededores de la finca han llegado a convertirse en un foco de suciedad e incivismo. Pese a que la mejora del parque parece que continuará atascada, el Ayuntamiento ha expresado su compromiso para iniciar los trabajos de rehabilitación de la finca.

MASÍA

Miquel Catasús, vocal de Urbanismo de la Asociación de Vecinos Clot-Camp de l'Arpa, se muestra optimista respecto a la rehabilitación de la masía, cuyos trabajos han salido a licitación con un presupuesto de "785.000 euros".

Fachada de la masía de Can Miralletes / RP
Fachada de la masía de Can Miralletes / RP

Pese a ello, un trámite relativo a la cuestión energética de la finca tiene parado el proceso, que prevé reiniciarse el próximo año. Así, Catasús apunta a 2023 para la finalización de los trabajos de la finca.

Respecto a los usos, la futura instalación acogerá "servicios auxiliares del parque", entre los que se encuentran espacios de juegos infantiles y talleres en sus salas polivalentes dentro de las limitaciones de sus proporciones, ya que se mantendrá la estructura actual.

EL PARQUE, ESTANCADO

El futuro del parque, en cambio, es más incierto. Catasús afirma que, además de contar con un presupuesto de solo "300.000 euros", no hay "ningún compromiso" del Distrito para realizar las obras en este mandato.

Jardines de Can Miralletes / RP

Jardines de Can Miralletes / RP

Ante esta situación, el colectivo vecinal quiere que el gobierno municipal se comprometa a realizar los trabajos antes de que termine la legislatura y amplíe el presupuesto en la cantidad que sea "necesaria".

La asociación se reunirá con David Escudé, concejal de Sant Martí, el próximo mes de diciembre para ello. En caso de no lograr un compromiso, se planteará una movilización vecinal para presionar al consistorio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.