El último Consell de Districte de Sant Martí ha vividio un serio altercado cuando un grupo de vecinos presentes en la sala ha visto con indignación como un regidor del equipo de gobierno les ha faltado al respeto, lo que ha provocado un enorme enfado entre los vecinos.

El Consell ha discurrido con absoluta tranquilidad, más allá de las lógicas confrontaciones verbales entre los diferentes grupos políticos, hasta que se ha empezado a tratar un tema referente a la presencia de un material tan peligroso como el amianto en algunas zonas del barrio. Estaban presentes en la sala algunos vecinos que ha tomado la palabra para exigir que se tomen las medidas adecuadas para eliminar este peligroso material.

En un momento dado, uno de los vecinos se ha dirigido a la mesa portando un frasco con tierra, supuestamente extraída de una zona con amianto, y la ha dejado justo al lado del regidor del distrito, Josep Maria Montaner, el conseller portaveu Francesc Carmona, ambos de BeC, y la vicepresidenta, Lourdes Arrando, de ERC. Tras comentarles a Montaner y Carmona qué era lo que había dentro del frasco de cristal, el vecino se ha retirado.

REACCIÓN INUSUAL

Ha sido entonces cuando el conseller Carmona ha cogido el bote y ha olido lo que había en su intenrior haciendo un gesto como que le parecía un perfume agradable. Este gesto ha indignado a los vecinos, que estaban en el Consell para dejar patente que el amianto es muy peligroso cuando se respira y que las administraciones tienen la obligación de retirarlo. Algunos de estos vecinos sufren enfermedades pulmonares producidas por la inhalación de fibras de amianto y han visto morir a amigos y compañeros de trabajo afectados por las fibras de este material.

Mientras Montaner y Arrando han reaccionado con total naturalidad y se han limitado a observar como el vecino les dejaba encima de la mesa el frasco con la tierra, Carmona ha llevado a cabo el gesto que ha encrespado los ánimos de los vecinos, que se han sentido insultados por lo que han considerado un desprecio del conseller hacia los que padecen enfermedades producidas por el amianto.

Los vecinos han exigido al conseller Carmona que pidiera publicamente disculpas por su actitud, pero este ha hecho caso omiso a sus peticiones. Ha sido entonces cuando se ha iniciado una fuerte discusión entre los vecinos y el conseller, discusión que ha acabado en los pasillos donde los vecinos le han hecho saber al conseller que con su actitud estaba faltando al respeto a la multitud de víctimas ue ha causado el amianto y a las que causará si los restos que todavía quedan no se retiran. Tras esta acalorada discusión, los vecinos, indignados, han abandonado la sede del distrito de Sant Martí.

En el siguiente vídeo se puede ver como uno de los vecinos entrega un bote de cristal con tierra supuestamente contaminada con amianto y cómo el conseller se toma a broma el acto reivindicativo.