El viejo mercado de Sant Andreu, situado en la plaza del Mercadal, está a punto de ser derribado. Oficialmente, los trabajos de desmontaje empezaron el pasado septiembre con la limpieza y el vaciado de las paradas y la deconstrucción de los elementos del interior. Sin embargo, el equipamiento sigue de pie, pese a que hace más de un año que los comerciantes abandonaron el emplazamiento para ir a la carpa provisional.

El Ayuntamiento de Barcelona no ha facilitado este viernes la fecha de inicio del desmontaje del histórico edificio, pero no tardará. Esta semana, toda la estructura ya se encontraba vallada y todo hace suponer que los trabajos se iniciarán en poco tiempo, siempre que no se vea afectado por los recortes que el gobierno de Ada Colau está llevando a cabo en distintos proyectos. La previsión es que el derribo esté listo el próximo mes de marzo. Según el presidente de la asociación de vecinos de Sant Andreu del Palomar, Santi Serra, las cerchas del edificio actual se conservarán para incorporarlas al nuevo mercado.

EDIFICIO TRANSPARENTE

El nuevo mercado se construirá en la misma plaza del Mercadal. El aspecto que más llamará la atención de la construcción es que todo el perímetro será transparente, con grandes cristaleras que permitirán ver la actividad del interior. El volumen del edificio se rebajará para que el impacto visual sea menor en la plaza porticada. El equipamiento tendrá dos plantas, una, a pie de calle, donde se ubicarán las paradas de productos frescos y las de productos no alimenticios, y otra de subterránea con los espacios de logística. El inmueble también dispondrá de espacio para las oficinas y una sala de actos.

Cartel con las obras del desmontaje del mercado de Sant Andreu, que acabarán en marzo / JORDI SUBIRANA
Cartel con las obras del desmontaje del mercado, que acabarán en marzo / JORDI SUBIRANA

La carpa provisional del mercado funciona en la calle de Sant Adrià con 18 comercios de productos frescos y otros seis de productos no alimenticios, que permanecerá abierta hasta que haya acabado la construcción del nuevo mercado. El Ayuntamiento iniciará la construcción del equipamiento el próximo verano y la previsión es que esté listo a finales de 2020.