ARCHIVADO EN:

Los cimientos de la estación del AVE que tienen que ir en La Sagrera ya son una realidad. La obra faraónica que lleva ralentizándose durante una década, ha visto cómo en los últimos dos años se ha dado un nuevo impulso a las obras. De momento, ya se han puesto los cimientos de la estación de Cercanías, que irá por debajo de la línea de alta velocidad (AVE), por lo que el proyecto comienza a tener cara y ojos.

La estación del AVE dispondrá de ocho vías con cuatro andenes de 400 metros de longitud y 12 metros de ancho, además de una zona de tratamiento técnico de trenes. Este recinto albergará 10 vías de estacionamiento dotadas de cinco andenes de 400 metros. También tendrá un aparcamiento con 1.400 plazas distribuidas en dos niveles y una zona de aparcamiento para taxis. La Sagrera tendrá, asimismo, una estación de Cercanías en un nivel inferior con 8 vías y 4 andenes de 240 metros de longitud y 11,8 metros de anchura, que servirán para dar servicio a dos líneas de la red convencional: Barcelona-Mataró y Barcelona-Granollers.

El cubrimiento de esta última incluye la construcción de una nueva estación subterránea que sustituirá a la antigua estación de Sant Andreu Comtal. Sus instalaciones tendrán conexiones también con las líneas 4, 9 y 10 de Metro y con una estación de autobuses interurbanos. La línea de Mataró, por su parte, será la primera en estar operativa en las nuevas instalaciones, según los responsables del proyecto, que esperan inaugurarla a mediados de este año.

MUROS DE 2,5 METROS

Fuentes de Fomento explican a Metrópoli Abierta que en los dos últimos años “se ha acelerado el ritmo de construcción, ejecutando toda la losa del edificio de la futura estación”. Esta obra está realizada en hormigón armado. Sus paredes tienen 2,5 metros de espesor y en ella se han utilizado unos 100.000 metros cúbicos de hormigón.

En la actualidad, “ya se han levantado también todos los pilares que soportan el forjado que ha de cubrir el nivel inferior de la estación donde se ubican los servicios de Cercanías”. La faraónica obra consta de dos partes. Una de ellas es la estructura de la estación y la otra, la de los accesos. La primera tiene un presupuesto de 323,18 millones de euros (a los que hay que añadir el IVA, lo que totalizaría 391 millones). La obra de los accesos costará a las arcas públicas 228,17 millones de euros (con el IVA, se dispara hasta los 276 millones).

Las obras de la estación del AVE en La Sagrera en el año 2016 / AF
Las obras de la estación del AVE en La Sagrera en el año 2016 / AF

La obra de la estructura está realizada por las compañías Acciona, Dragados, Comsa y Acsa. En las obras de los accesos toman parte las empresas Ferrovial, FCC, Copisa y Rubau.

EL MAYOR PARQUE URBANO DE BARCELONA

Las fuentes citadas explican que “la conexión del corredor del Mediterráneo con la línea de alta velocidad en Camp de Tarragona ha hecho posible que los servicios Euromed empiecen a llegar a Barcelona a través de la línea del AVE”. A ello se le añade ahora “el crecimiento esperado en servicios de alta velocidad de bajo coste y la introducción de nuevos operadores ferroviarios más allá de Renfe”, que obligan a disponer “de un mayor número de vías que las que ofrece actualmente la estación de Sants”. El diseño está pensado para que pueda absorber un tráfico anual de más de 100 millones de viajeros.

La construcción de la nueva estación intermodal de La Sagrera está ligada a una actuación mucho más ambiciosa: la cobertura de este corredor ferroviario desde la calle Espronceda hasta el Nus de la Trinitat, “transformando la antigua barrera en un parque, el mayor parque urbano que tendrá la ciudad, con una longitud de casi 4 kilómetros de largo y una superficie de 48 hectáreas”. Ello es algo equivalente a 48 manzanas del Eixample. La estación propiamente dicha tendrá una superficie de 260.000 metros cuadrados distribuidos en tres niveles.

Imagen de las obras de La Sagrera en 2019 / AF
Imagen de las obras de La Sagrera en 2019 / AF

Esta faraónica construcción ya estaba proyectada a finales del siglo pasado. En el 2004 estaba confeccionado y aprobado el proyecto, que tenía previsto finalizarse en el 2006. Conforme pasaba el tiempo, los plazos se fueron demorando. El anterior ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, había previsto el fin de las obras en 2020. En la actualidad se habla de 2023 para la entrega de las llaves.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.