El Ayuntamiento de Barcelona, a través del Institut Municipal de l'Habitatge i Rehabilitació (IMHAB), ha adjudicado el concurso para la redacción del proyecto y posterior construcción de dos promociones que suman 135 viviendas públicas en las antiguas Casernes de Sant Andreu.

En un comunicado este miércoles, el consistorio ha explicado que prevé que estas viviendas acojan a unas 340 personas, en un proyecto que supondrá una inversión de 11,7 millones de euros y que se terminará en un plazo aproximado de dos años.

La adjudicación a la constructora VIAS y a los arquitectos Dataae+ J.R. Pascuets + M. Gonzàlez incluye la redacción del proyecto y la ejecución de las dos promociones: la primera, de 79 pisos de alquiler social para unas 200 personas y la segunda de 56 viviendas de alquiler para 140 jóvenes.

BAJO IMPACTO AMBIENTAL

En la construcción de la estructura y las fachadas se utilizarán métodos de madera prefabricada, lo que permitirá "una rápida y limpia ejecución de las obras y la reducción del impacto ambiental", según el Ayuntamiento.

El uso de materiales de bajo impacto ambiental en la construcción de los edificios y las medidas de reducción del consumo energético prevén una reducción de las emisiones de dióxido de carbono durante el ciclo de vida del edificio que pueden alcanzar hasta el 80% respecto a una construcción convencional.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.