ARCHIVADO EN:

La empresa Mémora proyecta la construcción de un pequeño tanatorio, con cuatro velatorios, en terrenos de las casernes de Sant Andreu, han confirmado fuentes de la compañía a Metrópoli Abierta. La empresa se hizo con el solar en junio de 2018 tras ganar la subasta impulsada por el Consorcio de la Zona Franca, propietario del espacio. Mémora ha pagado 4,5 millones de euros. La compra por parte de Mémora fue avanzada en exclusiva por este medio el 14 de junio de 2018.

En el momento de la puja, Mémora era el accionista mayoritario de Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), con el 85% de las participaciones. De hecho, fue SFB quien se presentó a la subasta. El 15% restante estaba en manos del Ayuntamiento. Hace unos meses, el consistorio decidió poner a la venta las acciones, lo que significará la privatización total de SFB cuando finalice la operación.

EMPEZAR A CONSTRUIR EN 2021

Mémora tiene una opción de compra sobre el solar que acaba el próximo enero. "Estaba condicionada a que se pudiera desarrollar el equipamiento". Ahora, con las tramitaciones encarriladas, la empresa prevé que pueda empezar a construir el tanatorio en 2021. "Debería ser algo rápido", subrayan las fuentes consultadas.

La construcción de un tanatorio en Sant Andreu viene de lejos, de hace unos 15 años. La idea inicial era construir el edificio junto al cementerio de Sant Andreu, pero la oposición vecinal paralizó la iniciativa. Ahora, otra empresa, Áltima trabaja para abrir otro pequeño tanatorio junto al camposanto, como avanzó en exclusiva Metrópoli Abierta. En la operación, el Ayuntamiento tuvo que compensar a la funeraria con un millón de euros.

"PROCESO ADMINISTRATIVO REGLADO"

Si bien el distrito de Sant Andreu considera que en la ciudad ya hay suficientes velatorios privados, fuentes municipales reconocen que si Mémora inicia los trámites para levantar el tanatorio, a través de un plan especial, no quedará más remedio que darle los permisos que solicita porque se trata de "un proceso administrativo reglado". La noticia de que se construiría un tanatorio en los antiguos cuarteles la avanzó la pasada semana la regidora Lucía Martín en el consejo de barrio y fue recogida por la publicación L'Exprés de Sant Andreu.

El proyecto del tanatorio cuenta con una fuerte oposición vecinal. En declaraciones a Metrópoli Abierta, el presidente de la asociación de vecinos de Sant Andreu del Palomar, Santi Serra, asegura que la puesta en marcha de un tanatorio privado en la citada parcela, de unos 2.000 metros cuadrados, va en contra de los compromisos adquiridos por las administraciones con los vecinos. La asociación de vecinos de Sant Andreu del Palomar defiende la construcción en el terreno de un albergue público.

ROTO EL COMPROMISO CON LOS VECINOS

El Ayuntamiento de Barcelona reconoce que los compromisos adquiridos con los vecinos hace 14 años sobre el futuro de las viejas casernes no se ha cumplido y ha propuesto recuperar espacios de participación y poner sobre la mesa de qué manera se aborda esta falta de cumplimiento "y cómo se sigue y se decide de forma consensuada qué equipamientos necesitan los vecinos".

Mémora asegura que el tanatorio busca ofrecer un servicio de calidad y de cercanía a los vecinos para evitar que se tengan que desplazar a otros tanatorios de la ciudad, como Sancho de Ávila. Las mismas fuentes explican que se acercarán a las entidades del distrito para explicarles el proyecto y defienden que el tanatorio en Sant Andreu "es una reivindicación histórica" de muchas personas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.