La ampliación de la escuela Ignasi Iglesias, en el distrito de Sant Andreu, figura en el plan de recortes del gobierno de Ada Colau. Según un documento al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, entre 2018 y 2019, los comuns tenían previsto dejar de invertir en el citado centro educativo por valor de 3,4 millones, lo que a la postre dejaba las mejoras en la escuela para tiempos mejores.

Casualidad o no, las obras ya se han paralizado sin necesidad de esperar a septiembre, que es cuando está previsto empezar a aplicar el plan de recortes de 107,5 millones denunciado por el PSC, aunque desde el gobierno se continua negando. Esta semana, durante los trabajos previos al derribo de un pabellón deportivo del colegio, los técnicos han encontrado amianto, un material nocivo para la salud, en la cubierta del equipamiento, que tiene que ser retirado por expertos. 

Los padres y madres de la escuela han manifestado su preocupación por la cantidad de amianto que han encontrado y por la falta de información, y han expresado la intención de que los niños no empiecen el curso en el centro, el 12 de septiembre, si la situación no ha mejorado. La presidenta de AMPA, Sílvia Rostand, ha dicho a Betevé que espera que los trámites se aceleren para retirar lo antes posible el amianto y el calendario escolar no se vea afectado. La retirada del amianto es necesaria, pero es muy cara.