El viejo mercado de Sant Andreu ya es historia. El Ayuntamiento de Barcelona ha borrado del mapa el equipamiento situado en la plaza del Mercadal. La construcción del nuevo edificio se iniciará el próximo verano y se espera que esté listo a finales de 2020.

El nuevo mercado se construirá en la misma plaza del Mercadal. El aspecto que más llamará la atención de la construcción es que todo el perímetro será transparente, con grandes cristaleras que permitirán ver la actividad del interior. El volumen del edificio se rebajará para que el impacto visual sea menor en la plaza porticada.

DOS PLANTAS

El equipamiento, que costará unos 9,5 millones, tendrá dos plantas, una, a pie de calle, donde se ubicarán las paradas de productos frescos y las de productos no alimentarios, y otra de subterránea con los espacios de logística. El inmueble también dispondrá de lugar para las oficinas y una sala de actos.

El mercado de Sant Andreu se creó a mediados del siglo XIX. Primero fue descubierto y se cubrió por primera vez en 1906. El año 1914 se amplió y se rodeó con otra cubierta perimetral más baja.

CARPA PROVISIONAL

Actualmente, los 24 comerciantes que quedan -18 de ellos de productos alimentarios- trabajan en la carpa provional que se encuentra en la calle de Sant Adrià, entre las calles de Segre y de Otger. Este mercado estará operativo mientras dura la construcción del nuevo.