El Ayuntamiento de Barcelona cambiará el sentido de circulación de la calle Gran de Sant Andreu, desde Malats hasta la plaza Mossèn Clapés, a partir del verano de 2019, cuando finalicen las actuales obras de pacificación vial.

Los vehículos deberán circular en dirección norte, por lo que se romperá con el continuo de circulación a lo largo de toda la calle. Según un comunicado oficial de propio consistorio, la medida contribuirá a reducir el tráfico en la mayor vía de circulación viaria del distrito: 5.500 vehículos menos al día en el tramo norte y 5.300 en el tramo sur.

Estas modificaciones en la movilidad de la calle Gran de Sant Andreu se enmarcan en las obras de reforma de este eje, que se convertirá en una zona de plataforma única y en un vial pacificado, con el objetivo de mejorar la calidad urbana y favorecer el comercio de proximidad.

Las obras están presupuestadas en 4,94 millones de euros, y se desarrollarán en un tramo de 850 metros de longitud y una superficie total de 15.226 metros cuadrados, y la plataforma única tendrá una franja central mínima de 3,5 metros de ancho.

Por otra parte, la calle de Sant Adrià será de doble sentido, entre paseo Torres i Bages y la calle Gran de Sant Andreu, cuando se retire la carpa provisional del mercado de Sant Andreu, y la carga y descarga de mercancías se realizará entre las 07:00 y las 11:00 horas y las 13:30 y las 16:00.