ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado el proyecto de remodelación de la calle Gran de Sant Andreu, principal eje comercial del barrio de Sant Andreu. La intención del consistorio es convertir la calle en un paseo preferente para los peatones, de manera que se pacifique el tráfico y se promueva el comercio local.

Según la propuesta del Ayuntamiento, las obra tendrán un coste de 4,9 millones de euros, darán comienzo el próximo mes de marzo y está previsto que duren alrededor de un año.

Las obras se realizarán en dos fases. La primera permitirá la reurbanización de la calle entre Joan Torras y Fabra i Puig, mientras que en la segunda fase se reurbanizará el tramo entre Joan Torras y la plaza Mossèn Clapés.

El proyecto contempla la ampliación del espacio de la aceras y la construcción de una plataforma única tanto para los peatonos como para los vehículos, pero se dará preferencia a las personas y a las bicicletas. De hecho, cuando las obras concluyan el Ayuntamiento tiene previsto establecer una velocidad máxima de 10 kilómetros a la hora para toda la calle.

La reforma dará prioridad a los peatones
La reforma dará prioridad a los peatones

La plataforma única contará con una franja central de un mínimo de 3.5 metros para el paso de vehículos a velocidad reducida, tanto de uso provado, comercial y de servicios. Se mantendrán espacio para la colocación de los contenedores de basura y de zonas de carga y descarga, plazas de aparcamiento y parterres.

El proyecto también incluye la renovación de los elementos de urbanización de la calle, el cambio de parte de la vegetación y la mejora de servicios, las redes e telecomunicación, y el drenaje de las aguas pluviales.

Además, el proyecto también incluye la reforma de un tramo de la calle Malats y el espacio público en el cruce entre las calles Rubén Darío y Riera de Sant Andreu.