ARCHIVADO EN:

La política de acogida para los inmigrantes que se pretendió poner en marcha desde el Ayuntamiento no ha sido tan eficaz como se pretendía. La presencia de personas sin hogar que cada día tienen que dormir en la calle no ha parado de crecer desde que el actual equipo de gobierno accedió al Ayuntamiento.

De hecho, según ha reconocido Laia Ortiz, segunda teniente de alcaldía y regidora de derechos sociales, desde 2015 se ha producido un importante aumento de las personas de entre 18 y 25 atendidas en centro de primera acogida. Si aquel año fueron atendidas 482 personas, en 2018 la cifra había aumentado hasta las 1.344. Un aumento superior al 55 %.

Un vídeo grabado en los porches del Parc Central de Nou Barris demuestra que el crecimiento de personas sin techo ha hecho que su presencia de haya extendido por toda la ciudad.

La presencia de numerosas personas sin techo, que prácticamente ocupan todo el espacio existente en los porches, pone en cuestión la eficacia de las medidas adoptadas desde el Ayuntamiento para dar cobijo a todas aquellas personas que han llegado a la ciudad esperando encontrar la ayuda necesaria para llevar una vida digna.

EFECTO LLAMADA

Desde algunos sectores políticos y sociales se ha censurado en repetidas ocasiones la campaña lanzada por el Ayuntamiento denominada Refugees Welcome, ya que se considera que ha actuado como efecto llamada y ha provocado la llegada a la ciudad de numerosos inmigrantes, incluidos Menores Extranjeros no Acompañados (MENA), que acaban en la calle ante la incapacidad de las administraciones de atender a todos ellos.

La existencia de este tipo de personas, que se ven obligadas a pernoctar en las calles y plazas de la ciudad, se ha convertido en una imagen habitual. Y su presencia no se reduce al distrito de Ciutat Vella, sino que se ha llegado a otras zonas de la ciudad, siendo habitual ver a personas durmiendo en plena calle o en las zonas de acceso a algunas entidades bancarias por toda la ciudad.

LA CULPA, DE LOS DEMÁS

Y como si de un mantra o un eslogan de campaña electoral se tratara, desde el Ayuntamiento se culpa al resto de las administraciones de la situación en la que encuentran todas estas personas que viven en la calle. De ahí que se haya responsabilizado tanto a la Direcció General d’Atenció a la Infància i l’Adolescència (DGAIA) como a la actual Ley de Extranjería del aumento de los sin techo en Barcelona.

De hecho, no es la primera ve que desde el Ayuntamiento se ha criticado con dureza las políticas puestas en marcha desde la Generalitat para dar acogida a los MENA que llegan a la ciudad y llegó a asegurar que el sistema no está preparado para acoger a todos los inmigrantes extranjeros que llegan solos a Catalunya.