Sandor Martín (33 victorias, 2 derrotas) es el nuevo campeón de Europa del peso superligero. El púgil del KO Verdún derrotó al italiano Andrea Scarpa (24-6) por abandono entre el noveno y el décimo asalto.

El boxeador de Nou Barris dominó a su rival de principio a fin, tanto técnica como físicamente. Sandor cedió la iniciativa a Scarpa en los dos primeros asaltos, pero fue imparable cuando se adueñó del ring. Poco a poco, sus golpes minaron la moral del italiano, que acabó con el ojo izquierdo muy dañado.

En el noveno asalto, Sandor se multiplicó y la afición barcelonesa, muy numerosa en el pabellón Francisco Calvo de Sant Andreu, apretó lo suyo. La victoria estaba cantada y Scarpa decidió que no regresaba al ring para encarar el décimo asalto.

ALEGRÍA EN LA MONTAÑESA

El sueño de Sandor se había hecho realidad. En septiembre de 2017, en un combate muy igualado, perdió contra Yigit en Suecia en su primer asalto al campeonato de Europa. Casi dos años después, el púgil del KO Verdún ya manda en Europa y es el número 7 del mundo.

La victoria de Sandor también fue muy celebrada por los socios y aficionados de la Montañesa, popular club de fútbol de su barrio. El KO Verdún, el gimnasio que regenta su padre y entrenador, Rafa Martín, se traslada al campo de fútbol de la Montañesa para iniciar una nueva etapa.

Sandor Martín, campeón de Europa de los superligeros, agradece el apoyo de la afición de Barcelona / L.R.
Sandor Martín agradece el apoyo de la afición de Barcelona / LR

El desenlace de este fin de semana era muy esperado por la afición boxística. Hace 15 años, y con apenas 10, Sandor ya se entrenaba en el KO Verdún y había realizado sus primeras peleas en Francia. Entonces, el boxeo atravesaba una gran crisis en Barcelona y España. Hoy, vive una etapa de esplendor y muchos jóvenes se han enganchado a un deporte con mucha mística.

Rafa Martín ha moldeado toda su carrera. Ex campeón Ibérico en los años 80, está considerado como uno de los mejores entrenadores de boxeo. Regenta el gimnasio KO Verdún desde hace 36 años. Su madre, Inma Clemente, tiene una tienda de ropa de deportes de contactos, también en Nou Barris, el distrito que puede presumir de tener un campeón de Europa de boxeo.