En el solar que se encuentra entre las calles Antonio Machado, Via Favència, ronda de la Guineueta Vella y Artesania, cerca de la parada de metro de Canyelles (Nou Barris), hay un panel publicitario deteriorado por el paso del tiempo. “Valla anunciadora de un polideportivo. Esta valla tiene el honor de haber sido colocada hace 30 años”, puede leerse en un pequeño cartel adherido al mismo.

Mensaje adherido a la valla publicitaria que se encuentra en el solar donde iría el polideportivo/ E.G
Mensaje adherido a la valla publicitaria que se encuentra en el solar donde iría el polideportivo / E.G.

El vecindario del barrio de Canyelles lleva aguardando la construcción de un polideportivo desde 1977, una promesa que han hecho los gobiernos de distintos colores políticos pero que no llega nunca. Por ahora tienen poco más que la valla publicitaria, donde refiriéndose a esta, los vecinos también han escrito el siguiente mensaje en clave irónica: “Hoy en día absolutamente descoloridas sus letras, es todo un referente de las reivindicaciones perdidas. Totalmente integrada en el entorno físico de la zona, forma ya parte del paisaje urbano y merece ser salvada si jamás llega a construirse el polideportivo”. Algo más abajo, aún se puede entrever parte del mensaje original del panel: “Millorem Barcelona”.

Para Marilén Barceló, regidora de Ciutadans adscrita al distrito de Nou Barris en el Ayuntamiento de Barcelona, Nou Barris es un pulmón de la ciudad. "Tiene muchas oportunidades, pero está mal gestionado. Además cuenta con un tejido asociativo muy reinvindicativo, que ha luchado muchísimo por necesidades básicas que no están cubiertas", explica en conversación con Metrópoli Abierta. En referencia al barrio de Canyelles, recuerda cómo se le quedó grabada la imagen de la valla publicitaria que anuncia este equipamiento deportivo que nunca ha llegado: "La legislatura pasada me reuní con una seire de vecinos y hablamos del polideportivo. Al final de la reunión les di las gracias. ¿Por qué?, me dijeron. Y dije, por recibirme como política, porque cuando llevas tantos años esperando algo y no llega, que no pierdan la confianza en la clase política ya es mucho", señala. 

VECINOS DESESPERANZADOS

Vecinos del barrio de toda la vida recuerdan el proyecto pero lo dan por perdido. Preguntados por Metrópoli Abierta sobre la histórica reivindicación vecinal, una pareja de ancianos señala un descampado convertido en parking: “Es ahí donde tenía que ir, pero nunca se ha llegado a hacer”, comentan.

Dos mujeres pasean por la zona con un carrito de bebé. Son abuela, madre y nieta. “Uy, eso se anunció hace mucho, pero me parece que ha quedado en el olvido. Cuando mi hija iba a la escuela, debía tener unos 11 años, ya se hizo la promesa del polideportivo”, asegura la abuela. Su hija tiene hoy ya 27 años y un recién nacido.

Valla publicitaria y solar donde iría el polideportivo/ E.G
Valla publicitaria y solar donde iría el polideportivo / E.G.

“Aquí hay un desorden que no se entiende. Yo llevo viviendo aquí 60 y pico años y lo vienen anunciando por lo menos desde hace 20. Aquí hay espacio para hacer tres pisos, y en cambio hay un sitio para jugar a petanca”, lamenta en conversación con este medio Abel Rodríguez, vecino de la zona.

Manuel Sánchez, presidente de la asociación de vecinos del barrio, ha asegurado en alguna ocasión que hace años que el Ayuntamiento cedió los terrenos a la empresa privada UBAE, que gestiona centros deportivos, pero con la llegada de la crisis económica del 2008 quedó paralizado.

NUEVA PROMESA

Ahora, con el reciente acuerdo alcanzado entre BComú, PSC y ERC en el que se concreta el desarrollo de un fondo de inversión de 30 millones de euros destinados a proyectos en todos los distritos de la ciudad, la promesa de que el polideportivo vea la luz aflora de nuevo. Es una de las inversiones que se contemplan para el distrito de Nou Barris y está previsto que sea ejecutado por Barcelona d'Infraestructures Municipals, SA (BIMSA).

Según el documento municipal que resume las actuaciones que se llevarán a cabo en los distintos barrios con este fondo de inversión, el denominado nou CEM Artesania —que el propio documento ya califica de “promesa pendiente desde hace muchos años en el barrio de Canyelles”— requiere de un total de 700.000 euros. Sin embargo, de momento anuncia que se destinarán 380.000 euros para iniciar la elaboración del proyecto y que se consiga el proyecto básico este año. Entretanto, muchos de los vecinos de Canyelles ni tan solo están al corriente de ello, porque visto lo visto, hace tiempo que tiraron la toalla.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.