ARCHIVADO EN:

Desde hace unos días, en Ciutat Meridiana, en el distrito de Nou Barris, ya funciona un nuevo camino que conecta el final de la calle del Pedraforca con la entrada en Can Cuiàs, salvando el desnivel a través de una colina. El camino se ha estrenado, sí, pero no todo son parabienes para los vecinos. 

La principal cuestión es que en un principio los vecinos habían reclamado una salida a Pedraforca para los vehículos, pero de momento sólo han podido estrenar el camino peatonal. Las obras han abierto y pavimentado el camino y han instalado alumbrado, red de riego y algunas redes para evitar deslizamientos. Pero no es practicable para vehículos.

Sin embargo, a la hora de utilizar el camino, y según recoge NouBarris.net, algunos vecinos le han encontrado pegas y problemas. En concreto, lo que más les preocupa es que no se han tomado las medidas pertinentes para contener los movimientos de tierras no han sido las mejores.

El hecho de que la naturaleza del terreno sobre el que se asienta el camino es de piedras machacadas ha provocado desprendimientos y grandes charcos, especialmente en los últimos episodios de tormentas sobre Barcelona. Ahí es cuando han aflorado más las deficiencias de lo construido. Es por todo ello que los vecinos reclaman que se haga una mejor contención de tierras.

Otra preocupación son los socavones que se pueden abrir en aquellos lugares que son torrenteras naturales, en la parte más baja del camino, en dirección a Montcada i Reixac.