ARCHIVADO EN:

Al final pasó lo que muchos temían, ya cuando parecía que la manifestación contra el fascismo y el racismo, que el sábado recorrió el distrito barcelonés de Nou Barris, había finalizado sin altercados entre los grupos pros y contra. No fue así porque, según han informado a Efe fuentes policiales, la marcha acabó en pelea.

El intercambio de golpes tuvo lugar en la calle Japón, donde se erige la mezquita de la discordia, y enfrentó a dos grupos de entre 15 ó 20 personas que llegaron a las manos, hasta que los Mossos d'Esquadra actuaron para separarles e impedir que el incidente fuera a mayores.

La pelea ocurrió después de la manifestación, que recorrió varias calles del distrito, y en la que centenares de personas expresaron su solidaridad con el ‘mantero’ fallecido en Madrid y con la comunidad musulmana de la zona, que ha impulsado la mezquita construida en dicha calle Japón, perteneciente al barrio de La Prosperitat. Desde su inauguración, son frecuentes las concentraciones de vecinos a las puertas del local, pero también las de miembros de la xenófoba Plataforma per Catalunya y del partido ultra Democracia Nacional.

El incidente del sábado, del que no constan denuncias ni heridos, enfrentó a un grupo de personas vinculadas al movimiento ultra con otras próximas a la plataforma Nou Barris Acull, que tiene por objetivo fomentar la convivencia y facilitar la incorporación de los inmigrantes en el distrito. Los momentos de tensión se desataron cuando un grupo de activistas pro-inmigración recorría la zona en bicicleta coreando consignas como “fuera fascistas de nuestros barrios”, lo que motivó que un grupo de ultras se encararse con ellos y llegasen a las manos.

Un vídeo que circula por las redes sociales muestra a uno de esos manifestantes antifascistas abordando con violencia a una vecina, en compañía de una menor, que había estado grabando a la comitiva de bicicletas con su teléfono móvil.