La parte alta del barrio de Torre Baró ha estrenado línea bus, que se llama El Meu Bus (Mi Bus) y que en realidad es un minibús. Hasta hoy, un vecino de arriba que quisiera ir al médico, a la escuela o simplemente a comprar, tenía que bajar andando los fuertes pendientes o coger dos autobuses: uno hasta la Guineueta y otro hasta Ciudad Meridiana, también barrios del distrito de Nou Barris.

Hacía tiempo que los vecinos se quejaban de que este trayecto de 5 minutos en coche se convierte en 45 con el transporte público. Pero la altura impide que los buses puedan subir hasta la parte alta de Torre Baró por dentro del barrio. Así que ahora van a poder ganar tiempo... siempre que sepan que van a salir con 2 horas de antelación y si saben utilizar un teléfono móvil.

BAJO DEMANDA

El ayuntamiento ha inaugurado un servicio al que califica de 'pionero': el bus bajo demanda. Se trata de un minibús que recoge a los usuarios que previamente hayan solicitado el servicio a través del teléfono o de una aplicación móvil, a poder ser con dos horas de margen para asegurar la puntualidad del bus. El vehículo les llevará a la parte baja del barrio y a Ciutat Meridiana, donde se hallan servicios y tiendas.

Mediante el nuevo servicio, cualquier persona podrá desplazarse de un punto a otro del barrio y acceder al resto de la red de transporte público con los abonos y tarjetas habituales de tarifa integrada. Sólo deberán registrarse y seguir las indicaciones.

Se trata de una prueba piloto que se evaluará durante dos años. Hay 28 puestos fijos para elegir el lugar de subida, la hora (de 07:00 a 20:30 los laborables; de 08:00 a 20:30 los sábados, y de 09:00 a 20:30 los festivos) y el punto de descarga, para un solo día o bien de manera periódica.

La misma aplicación, que también se llama El Meu Bus y se puede descargar gratis en las tiendas virtuales de Apple y Android, sirve para modificar una petición o cancelarla.

RECELO VECINAL

Hacía mucho tiempo que los vecinos del barrio reivindicaban esta conexión, pero de momento miran este bus bajo demanda con cierto recelo. Sobre todo la gente mayor, que cree que no se podrá adaptar a las nuevas tecnologías. Algunos arguyen que ni siquiera saben llamar por teléfono; otros se quejan de la deficiente cobertura de internet en la montañosa zona.

De momento el Ayuntamiento mantiene una campaña para informar a los vecinos y resolver dudas.

En paralelo se han hecho algunas adaptaciones urbanísticas. Se ha instalado nuevas marquesinas o paradas en el barrio y se han cambiado los sentidos de circulación de las calles de Castellví, que ahora es sólo de subida) y de Lliçà, que ahora es de bajada.