El Gobierno municipal de Barcelona está potenciando la movilidad eléctrica a marchas forzadas y con todo tipo de trabas. La Zona de Bajas Emisiones, que ahora pone la soga al cuello a los transportistas, ha impedido a numerosos barceloneses la entrada y salida de la capital catalana durante los días laborables. Incluso aquellos vehículos que han accedido remolcados por grúas han acabado sancionados.

Tras la imagen de una apuesta firme por la electrificación del parque automovilístico que circule por la ciudad, se esconde una realidad tibia y con complicaciones. El pasado 18 de enero, la red pública de carga Endolla Barcelona dejó atrás la gratuidad. Ahora, recargar un vehículo a pie de calle puede suponer un coste de hasta 0,49 kWh, precio que pone en duda el ahorro respecto a un vehículo de combustión.

El problema aún se agrava más si los puntos de carga son insuficientes. Nou Barris es claro ejemplo de ello. El distrito con menos conectores de la capital catalana dificulta la transición eléctrica. Los traslados de puntos ya consolidados, como pasará con el de la avenida Rio de Janeiro, tampoco ayudan.

CARRIL BICI

El Ayuntamiento ha dado luz verde a trasladar uno de los puntos de recarga que se encuentran en el barrio de La Prosperitat. Se trata del ubicado en el número 81 de la avenida Rio de Janeiro.

Esta instalación cuenta con dos conectores tipo Shucko, que disponen de una potencia máxima de 3.600W. Estos enchufes están proyectados para la carga lenta de motocicletas.

Fuentes municipales apuntan a que el motivo del traslado es la "creación de un carril bici" en la calle donde se encuentra la infraestructura. El coste que abonará el consistorio para el desplazamiento de esta instalación será de 23.039,16 euros.

Moto eléctrica en un punto de recarga en Barcelona / AJ BCN
Moto eléctrica en un punto de recarga en Barcelona / AJ BCN

NOU BARRIS, DISTRITO MÁS CASTIGADO

Nou Barris es el distrito barcelonés más castigado por la falta de puntos de recarga. Actualmente suma 27, cifra que incluye los dos que perderá la avenida Rio de Janeiro.

El distrito cuenta con tres conectores de carga rápida en el mercado de Canyelles, seis en la calle Rasos de Peguera y dos destinados para motos en Via Favència. La mayor infraestructura se encuentra en el parking Francesc Layret, de B:SM, que tiene capacidad para la carga lenta de 10 coches y otras cuatro motos.

Fuentes consistoriales explican que la nueva ubicación del punto de carga de la avenida Rio de Janeiro será la "calle Rosselló i Porcel", por lo que ambos enchufes se mantendrán en los límites del distrito.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.