Hace un par de días aparecieron más pintadas en la fachada del colegio Maristas del barrio de Les Corts. Palabras como “encubridores”, “pederastas” y “organización criminal” acaparan gran parte del edificio donde Joaquín Benítez, exprofesor de gimnasia del centro, abusó de alumnos menores de edad.

AGRESOR

El agresor está condenado a 21 años y nueve meses de prisión por haber agredido sexualmente de cuatro alumnos menores entre 2006 y 2010, cuando éste estaba contratado para dar clases de gimnasia.

El padre de una de las víctimas del pederasta, Manuel Barbero, ha indicado que fue la dirección del centro barcelonés quien se puso en contacto con el progenitor para preguntarle si sabía quién podía ser el autor de las pintadas.

SENTENCIA

Barbero ha pedido que no se produzcan más pintadas aunque comprende la indignación de la gente después de que la Audiencia de Barcelona haya decidido mantener en libertad al exprofesor pese a la condena hasta que no haya una sentencia firme del Tribunal Supremo.

En la sentencia, los magistrados descartan el recurso que el procesado, Joaquín B.P, presentó contra el fallo de la Audiencia de Barcelona, que en abril de 2019 le condenó por abusos sexuales a cuatro alumnos del Colegio de los Hermanos Maristas de Les Corts, donde era profesor de educación física.

"SE APROVECHABA DE SU ASCENDENCIA Y JERARQUÍA"

El hombre ha estado en libertad provisional desde el juicio el año pasado, en el que fue condenado por dos delitos continuados de abuso sexual y dos delitos de agresión, a alumnos de entre 13 y 14 años.

El TSJC también ratifica los hechos probados de la sentencia: el hombre, que era profesor en el centro barcelonés, abusó de los alumnos "aprovechando su ascendencia y jerarquía como profesor de educación física, y de la confianza que los alumnos tenían por ello depositada en él".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.