Sorpresa en la finca protegida por Patrimonio de Can Capellanets, en el barrio de Les Corts. Este viernes han accedido operarios a la propiedad para iniciar unas obras que han sido canceladas.

El Arzobispado de Barcelona rompió recientemente el acuerdo que tenía con la promotora L'Onada, paralizando el polémico proyecto de residencia privada que tenía la diócesis previsto y que suponía la destrucción de un espacio protegido.

OPERARIOS SIN AUTORIZACIÓN

Según ha podido saber Metrópoli, los operarios de L'Onada han entrado sin autorización de la propiedad para iniciar unas obras que están canceladas por rescisión del contrato que estaba vigente.

Los trabajadores habrían hecho uso de herramientas para romper los candados puestos por el Arzobispado en el acceso de la propiedad, y han entrado en ella al no aceptar la cancelación del proyecto de residencia.

De hecho, la caída del acuerdo entre las partes fue anunciada en la última por el concejal del distrito, el socialista Joan Ramon Riera: "El Arzobispado ha rescindido el contrato con el promotor de la residencia, de manera que esto se encuentra en un impás en que los privados se tendrán que sentar para ver que consecuencias tiene esta rescisión de contrato".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.