ARCHIVADO EN:

La pandemia de coronavirus de este 2020 se ha traducido, entre otras muchas cuestiones, en la cancelación de todo tipo de conciertos y espectáculos. Buen ejemplo de ello es el Festival de Pedralbes, que a principios del mes de mayo anunciaba su anulación por este motivo.

Pese a ello, desde el evento se anunció la intención de abrir a modo de terraza estival, una propuesta que confirmó Martín Pérez, el director del Festival, a La Vanguardia a finales de ese mismo mes. Así, el proyecto pasa por celebrar actuaciones a diario, contando con al menos 47 artistas que ya habrían dado el sí a la iniciativa.

Las asociaciones de vecinos de Zona Universitària y Pedralbes consideran inaceptable este proyecto, especialmente en un momento en el que es tan importante disfrutar de zonas verdes para el paseo y disfrute de los vecinos, y en un contexto en el que las críticas hacia este evento vienen sumándose desde sus inicios.

REUNIÓN EN ENERO

El pasado 20 de enero, a petición de ambas asociaciones de vecinos se reunió Concert Studio, promotora del Festival de Pedralbes, con el Distrito de Les Corts, para tratar las molestias que este evento ha causado anualmente a los vecinos.

Entre los asuntos a tratar, las asociaciones pidieron un mayor acceso de los ciudadanos al parque, un buen control de ruido limitando las molestias a los vecinos, realizar un plan formal de mantenimiento del medio ambiente y un retorno por parte de la promotora traducido en mejoras para el parque.

Pese a que se concretó una reunión posterior para conocer las respuestas a estos aspectos, ésta no llegó a celebrarse, llegando antes la reclusión por la pandemia.

ENCUENTRO DE URGENCIA

Después de que se conocieran las intenciones de los organizadores del festival para 2020, el Ayuntamiento emplazó a las asociaciones a una "reunión telemática de urgencia" a la que asistieron el todavía regidor de distrito, Xavier Marcé, la consejera técnica, Irene Morales, y los consejeros Manuel Becerra, Lucía García, Carlos Hornero, Jordi Guillén y la gerente del distrito, Sara Jaurrieta.

Pese a que en un primer momento Marcé aseguró que desde el Distrito no estaban al corriente ni se les había informado del plan de los organizadores del evento para este verano, tachándolo de "globo sonda", incidió en que teniendo en cuenta la situación actual el Ayuntamiento tiene que procurar que se reactive la economía y la actividad cultural.

Además, según la Asociación de Vecinos de Zona Universitària, reconoció que el Festival estaba realizando en los últimos años más actuaciones de las previstas y que seguramente se debería hacer un concurso para adjudicar al promotor más adecuado, tema que ya no dependerá del Ayuntamiento porque se está redactando un convenio de cesión del parque y de su patrimonio a favor de la Generalitat.

Jardines del Palacio de Pedralbes / AJ BCN
Jardines del Palacio de Pedralbes / AJ BCN

DECEPCIÓN CON EL AYUNTAMIENTO

Respecto a la previsión del Festival para este verano, el Ayuntamiento se mostró favorable a numerosos aspectos que quiere sacar adelante la organización. Así, el consistorio vio positivamente realizar "microconciertos" con la asistencia de 800 personas en lugar de 2.600, cambiar las gradas por sillas separadas, actuaciones de artistas locales, materializar otras actuaciones de "formato más pequeño" y que haya 10 restauradores por todo el parque con oferta de catering.

Además, el consistorio optó por un horario de apertura entre las 20 y las 21 horas, una finalización de los conciertos a las 00 horas, establecer un precio público de cinco euros por acceder al parque, y permitir un aforo máximo diario de 1.000 personas.

Las asociaciones, por su parte, recordaron las peticiones realizadas el pasado mes de enero y añadieron otras directrices, como un control acústico realizado por un equipo independiente a la promotora, que el Ayuntamiento realice una auditoría del estado del parque, que se controle el espacio reservado a WC y que la puerta de acceso de la parte Norte cierre, como máximo, a las 00:15 horas para evitar ruidos. Como añadido, reclamaron conocer los planes de "seguridad y salud del Festival", conocer la planificación relativa a la distribución de los servicios en el recinto, el derecho mínimo a una consumición con los cinco euros de entrada al parque, y la máxima transparencia de las administraciones respecto a las licencias que se faciliten y el futuro de los jardines.

OCUPACIÓN MASIVA

Josep Maria Guillumet, presidente de la AV de Zona Universitària, denuncia la "ocupación masiva" que sufrirá una vez más el recinto debido a la celebración del evento, en un año especialmente sensible debido a la pandemia de coronavirus: "La gente tendrá hipotecado salir a pasear al parque", lamenta.

Por otra parte, recuerda que "el parque está degradado" y que se "malogrará más un espacio que tiene una biodiversidad brutal", y asegura que este era el año para dedicarlo a "pasear y hacer deporte".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.