ARCHIVADO EN:

El incumplimiento de la distancia de seguridad sanitaria en Barcelona se está convirtiendo en una problemática crónica. Algunas imágenes, como las correspondientes a las playas de la capital catalana, ponen en evidencia las constantes omisiones que se están realizando de esta medida en la ciudad.

Los parques y jardines son otras de la zonas donde se pueden encontrar elevadas densidades de personas por metro cuadrado, en algunos casos fuera del horario establecido, facilitando así el riesgo al ya temido rebrote de la pandemia.

Buen ejemplo de ello son los jardines de Magalí, en Les Corts, donde algunos vecinos denuncian la reiteración de este tipo de escenas desde el inicio de la desescalada.

BALONCESTO

Una de las irresponsables sorpresas con las que se han encontrado los vecinos del barrio, es la celebración de partidos de baloncesto entre niños y jóvenes en la pista con la que cuenta este espacio, y que este miércoles se ha vuelto a repetir.

Jimy, un residente del barrio que se encuentra paseando a su perro por el parque y sus aledaños, asegura que esta situación "es una barbaridad",  ya que durante las tardes la pista se encuentra colapsada. "Ahora aún hay pocos niños, pero a las 5 de la tarde todo esto se llena", apunta, a lo que añade que "no respetan la distancia y no llevan mascarillas".

Este vecino, que testifica esta situación a diario, explica que algunos días ha tenido que irse "del parque porque no se podía ni estar" debido a la elevada cantidad de personas que se encontraban en la zona.

HORARIO

Además de no respetar las medidas sanitarias establecidas por la pandemia, en los jardines de Magalí también es frecuente encontrar a determinados colectivos fuera de hora, especialmente a los niños.

La zona de juegos infantiles, acordonada / RP
La zona de juegos infantiles, acordonada / RP

Así lo explica Isabel, quien desde su domicilio de Les Corts ha llegado a ver a "niños en jardines a las 10 de la noche", una estampa que se ha convertido en habitual "en todos los jardines" del barrio. "Esto no puede ser, tenemos que cumplir todos", remarca.

EXTENSIBLE AL BARRIO

Javier, quien ha acudido este miércoles por primera vez a estos jardines acompañado de su madre jubilada, Consuelo, desconoce si las aglomeraciones son frecuentes en este espacio, pero sí ha presenciado múltiples incumplimientos de la distancia sanitaria de seguridad en el barrio, especialmente en establecimientos.

"La frutería siempre está llena, no respetan la distancia", explica asegurando que la mayoría de clientes que perpetúan esta situación son "gente mayor".

ENCUENTROS

Otra de las estampas que parecen haberse normalizado en esta situación de excepción, la presencia de pequeños grupos de personas que se encuentran en el recinto y sus inmediaciones, y que no dudan en detenerse a hablar sin respetar ninguna distancia de seguridad. Esta imagen se produce, especialmente, entre los tenedores de perros, quienes encuentran en los animales la excusa perfecta para eludir la normativa.

Dos hombres se paran a hablar con la mascarilla quitada y a escasa distancia / RP
Dos hombres se paran a hablar con la mascarilla quitada y a escasa distancia / RP

A todo ello, hay que añadir que en algunos casos no se utiliza ningún elemento de protección, como mascarillas o guantes, lo que convierte a los jardines de Magalí en un espacio con un notable riesgo de contagio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.