Una historia para no dormir. Eso es lo que están viviendo los vecinos de la calle General Mendoza, en el barrio de La Teixonera. La pesadilla no tiene forma humana ni hace ruido por las noches, pero su sola presencia les asusta: una grúa de obra que lleva abandonada más de diez años y que amenaza con desplomarse sobre ellos cualquier día...

Preocupados por que llegue a ocurrir la tragedia, un grupo de vecinos se ha movilizado para conseguir que sea retirada. La grúa no tiene mantenimiento y empieza a presentar problemas. Está 'plantada' en los bajos de un edificio que empezó a construirse y que ahora esta 'okupado'. Si cayese, la parte del contrapeso se les vendría encima, pero la estructura metálica, especialmente del brazo, podría caer sobre cualquira de los edificios colindantes.

A este respecto, una vecina cuenta que recientemente se desprendió de ella un enorme tornillo que cayó en una terraza, augurio de que el desmorone puede empezar en cualquier momento, sobre todo en un día de viento fuerte.

Antonia Morales, portavoz del grupo vecinal que denuncia el abandono, resume así la historia: “La constructora que instaló la grúa para levantar un edificio quebró y el dueño se dio a la fuga. El material, incluida la grúa, pasó a ser propiedad del banco. Pensamos que algún día se reanudarían las obras, pero fue pasando el tiempo... y ya llevamos diez años así”.

DESMONTARLA CUESTA 15.000 EUROS

El problema, finalmente, es una cuestión de dinero: desmontar la grúa costaría más de 15.000 euros, según los expertos. “El ayuntamiento no quiere hacerse cargo del coste”, añade Morales, quien asegura que se han reunido varias veces con representantes municipales para resolver el caso, aunque sin solución hasta ahora.

Vista de la grúa desde la parte de atrás / MIKI
Vista de la grúa desde la parte de atrás de la calle / MIKI

El ayuntamiento del distrito de Horta-Guinardó, al que pertenece el barrio de La Teixonera, reconoce que tiene constancia de la situación a través de los vecinos, con quienes se ha reunido en varias ocasiones, pero no de que haya habido desprendimientos o tornillos que hayan caído.

Las mismas fuentes municipales explican que, aunque la grúa se encuentra ubicada en un solar privado, se ha requerido en varias ocasiones al propietario del mismo para que sea retirada; que éste "ha presentado la documentación que alega que ha pasado los controles de seguridad pertinentes", y que "se halla en buen estado".

De hecho, el consistorio alega que el pasado miércoles se hizo una visita técnica para evaluar el estado actual de la grúa y que "en la nueva inspección se constata que se encuentra en condiciones correctas. Se hará seguimiento durante el verano y exploraremos qué medidas se pueden emprender desde el distrito".

Sin embargo, los vecinos empiezan a estar hartos de las dilaciones municipales y no ven tan claro que la grúa esté en condiciones. “Queremos que la saquen de aquí lo antes posible. Es un tema peligroso, que empieza a ser grave", concluyen.