ARCHIVADO EN:

Pocas veces en el día a día existen ejercicios tan claros de democracia como el Consell de Barri. Se trata de un momento en el que los concejales escuchan en persona las demandas de los vecinos y, a su vez, estos hacen llegar a los representantes políticos sus preocupaciones. El pasado martes 26 de marzo le tocó el turno al barrio de Sant Genís dels Agudells. Y su representante, Mercedes Vidal, escuchó muchas quejas.

“El Ayuntamiento ha tomado el pelo a la parte alta de Sant Genís”, explica una vecina. “Y a los de la parte baja también”, replica otra. En la sesión del martes se vivieron momentos tensos. Los vecinos criticaron la gestión del Ayuntamiento con respecto a la limpieza de las calles y se mostraron alarmados por el retraso de las obras de reurbanización del barrio.

PRIMERA QUEJA: UNAS ESCALERAS QUE NO SE ARREGLAN

Una de las principales demandas fueron las escaleras que se encuentran entre las calles Canyelles y Font del Roure. Los escalones están degradados y los vecinos creen que urge un plan para arreglarlos ya. También se quejaron de que se necesitan más muros de contención en la zona de la Ronda de Dalt y que hay algunas calles, como la de Cànoves, en las que crecen muchas hierbas. En otras vías la queja mayoritaria es que hay demasiadas cacas de perro.

Por su parte, el consejero técnico del Distrito de Horta-Guinardó, Pau González, reconoció que las obras en el barrio se están haciendo demasiado lentas, que se han retrasado todas y que no se han cumplido los plazos. “Las escaleras se harán, pero más tarde de lo que os dijimos debido a un cambio de normativa en la contratación”, señala Gonzàlez. El consejero técnico prometió que los operarios empezarían en mayo, como muy tarde.

UNO DE LOS BARRIOS CON MÁS INVERSIÓN URBANÍSTICA

“Pocos barrios de Barcelona pueden decir que recibirán una inversión como este en el actual mandato”. Con estas palabras, la concejala del Distrito de Horta-Guinardó, Mercedes Vidal, dio paso al repaso de las obras que ha impulsado y ejecutado Barcelona en Comú durante todo su mandato.

horta

Los vecinos también criticaron la gestión del Ayuntamiento con respecto a la limpieza de las calles /MERITXELL BAYARRI

Algunos ejemplos son el campo de fútbol, que tuvo un coste de 2,6 millones de euros, y el Casal de la Gent Gran, en el que se invirtieron 1,1 millones de euros. Uno de los proyectos más caros es el que pretende arreglar los alrededores de la Masia Can Soler. El proyecto consta de dos fases: la primera, de 1,7 milliones de euros, arrancará en mayo, y la segunda, de 4,3 millones, aún está pendiente de recibir inversión.

Vidal también informó de que a mediados de abril está previsto que acaben las obras de reurbanización de los jardines de la calle Tir, una actuación que ha costado más de 800.000 euros, así como las actuaciones para arreglar el entorno del Casal de la Gent Gran, en el que se han invertido 380.000 euros.

Pero las obras pendientes no acaban aquí. Falta terminar de reurbanizar la calle Olván y la calle Nínive, la avenida de Elies Pagès y los entornos del Casal de la Gent Gran, en la plaza Meguidó.

LA SEQUÍA, OTRA PREOCUPACIÓN

Como informaba Metrópoli Abierta el pasado lunes, Barcelona está viviendo unas de las peores sequías de su historia y la mayor preocupación de los vecinos de Horta es que aumente el riesgo de incendios, con la llegada del calor.

En este sentido, Vidal informó que, con el objetivo de llevar a cabo tareas de prevención, el Ayuntamiento ha contratado a una brigada con un encargado y cuatro auxiliares. Estos se encargarán de segar, podar los árboles y realizar tareas de mantenimiento de las redes de riego.