Nuevo conflicto por la implantación de una superilla en Barcelona, en este caso en Horta. Tras la oposición que generó la puesta en marcha de la zona en el Poblenou, vecinos del barrio de Horta se están organizando contra la reurbanización impulsada por el gobierno de Ada Colau. El pasado 12 de febrero, un centenar de residentes, en pie de guerra, se reunieron en los Lluïsos de Horta. Al encuentro asistieron Jordi Campins, presidente de los afectados por la superilla del Poblenou, y el abogado de Daniel Vosseler, que representa legalmente a los vecinos críticos del Poblenou y lidera la plataforma Barcelona com Tu, con la que aspira a presentarse a la alcaldía de Barcelona.

Vosseler se muestra muy crítico con las superillas puestas en marcha por Colau y con el colapso viario que, en su opinión, generan. "El Ayuntamiento ha declarado la guerra al coche. Lo quiere eliminar de Horta. Los vecinos no saben donde dejar el vehículo", asegura. El letrado también afirma que el consistorio no está atendiendo las quejas. "La falta de comunicación con estos vecinos es total", dice Vosseler. Muy probablemente, el caso acabará con algún tipo de intervención a nivel legal.

Reunión vecinos superilla Horta
Vecinos de Horta participantes en la reunión contra la 'superilla' de Colau.

"PROYECTO IDEOLÓGICO"

Laia Huguet es una de las personas integrantes de la plataforma. Huguet asegura que Horta no necesita una superilla. "Es un proyecto ideológico. Horta no tiene un problema de tráfico. No hay dinero para hacer una piscina descubierta, que se reclama desde hace años, pero si para construir una superilla", comenta la vecina, para quien el corte de tráfico de la calle de Fulton por las obras ha supuesto que ahora todos los coches se hayan desviado hacia la calle de Tajo. También critica que la superilla comportará el cambio de sentido de la calle de Campoamor, una vía de acceso a la ronda de Dalt con varios colegios. "El cambio producirá recorridos en bucle". 

Huguet explica que están en trámites para constituirse como plataforma -probablemente se llamará Plataforma d'Afectats per la Superilla d'Horta- y estudiar si presentan un contencioso administrativo. La vecina subraya que el Ayuntamiento no les ha escuchado. "En varios consejos de barrio se ha planteado hacer una consulta para saber si el barrio quiere la superilla, pero el Ayuntamiento siempre se ha negado".

En cambio, desde el Ayuntamiento se garantiza que se ha hablado con los vecinos y comerciantes del barrio. El proceso de debate y participación se inició a mediados de 2016 y se acordó actuar en distintos ámbitos entre la avenida del Estatut y los paseos de Valldaura, Fabra i Puig y Vall d'Hebron, y la calle de Tajo. En 2017, el consistorio organizó distintas jornadas abiertas a la ciudadanía para la propuesta del plan de acción elaborada por el grupo impulsor, del que forman parte entidades y personas representativas del barrio, que desembocaron en la redacción de los proyectos a finales de año, aseguran fuentes municipales.

Zona de actuación para la construcción de la 'superilla' de Horta / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Zona de actuación para la construcción de la 'superilla' de Horta / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

1,7 MILLONES DE COSTE

Las obras de construcción de la superilla de Horta, que costarán cerca de 1,7 millones, empezaron el pasado octubre y acabarán en julio, y supondrán recuperar para los vecinos 2.800 metros cuadrados. El objetivo principal de las actuaciones es evitar el paso de 3.000 vehículos por el casco antiguo en dirección a la ronda de Dalt. Las obras pacificarán las calles de Fulton, Horta, Feliu i Codina y Chapí, y evitarán que el eje de Fulton-Horta-Palafox dejen de ser un atajo para llegar a la ronda de Dalt. Las calles de Fulton y Horta, entre la plaza de Eivissa y la bajada de la Combinació, serán de plataforma única y velocidad reducida. 

La pacificación de las calles de Feliu i Codina, entre Chapí y Eduard Toda, y Chapí, entre Feliu i Codina y Vent, se concretará con la remodelación de las vías de plataforma única y velocidad reducida, la instalación de mobilario urbano para crear nuevos espacios de estancia y la ampliación de alcorques para aumentar el verde urbano. Las remodelaciones incluirán la prohibición de aparcar en los tramos pacificados, y la habilitación de zonas de cargas y descargas para paradas breves. Según el Ayuntamiento, únicamente se perderán 26 plazas de aparcamiento.

Obras en la 'superilla' de Horta / HUGO FERNÁNDEZ
Obras en la 'superilla' de Horta / HUGO FERNÁNDEZ

MÁS CONTAMINACIÓN EN EL POBLENOU

La de Horta es la cuarta superilla que se pone en marcha este mandato. La primera fue la del Poblenou, que funciona desde septiembre de 2016 y generó mucha polémica. Un numeroso grupo de vecinos se quejó de la falta de transparencia y de información en la ejecución de las obras y de los problemas de circulación que la superilla supuso. Los vecinos contrarios llegaron a presentar un estudio que aseguraba que la superilla había hecho aumentar la contaminación en el barrio. 

Otras superillas son la de Les Corts, concretamente, en los barrios de Sant Ramon y la Maternitat que ya fue planificada por Xavier Trias, y la de Sant Antoni, construida alrededor del mercado de Sant Antoni. En este caso, las obras se ejecutaron sin problema. Incluso el presidente de Sant Antoni Comerç, Vicenç Gasca, aplaude la puesta en marcha de la superilla de Sant Antoni, que ha pacificado el barrio de vehículos y ha permitido ganar zonas verdes sin que se hayan producido los problemas que hubo en el Poblenou. “Hemos pasado de ser un barrio en blanco y negro a ser un barrio en color”. Según el comerciante, los coches pueden llegar hasta el mercado y los vecinos no tienen dificultades para entrar y salir del barrio con el vehículo. Colau también tiene ejecutar otra superilla en Hostafrancs.