Estar quince minutos en una de las paradas de la avenida Mare de Dèu de Monterrat esperando a que llegue el D40 y encontrarse con la desagradable sorpresa de que el conductor no abre las puertas por que está abarrotado no es algo que se espera de la nueva red ortogonal acabada de poner en funcionamiento por el Ayuntamiento.

Pues eso está ocurriendo en el barrió del Guinardó, donde la desaparición de líneas, el cambio de recorrido de otras y el recorte en otras ha causado un enorme malestar entre los vecinos. Hasta hace no mucho tiempo, por el primer tramo de la calle, partiendo del paseo Maragall, subían la empinada cuesta 3 autobuses. Desde los cambios introducidos por la nueva red ortogonal, solo uno, el D40.

Eso ha llevado a que la línea este saturada, sobre todo en las horas punta, cuando las personas tiene más prisa y necesitan que el transporte público les garantice un funcionamiento adecuado.

QUEJAS INÚTILES

Los vecinos exigen que el transporte público sirva para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos del barrio. Y que el gobierno del Ayuntamiento y TMB debería tener en cuenta la especial configuración del barrio, con muchas subidas y bajadas, y que se trata de un barrio que ha envejecido en los últimos años, por lo que cualquier cambio en la configuración del transporte público afecta a personas de edad avanzada.

Trasladar una parada, como ha pasado con el H6, de una calle a otra, de Mare de Dèu de Montserrat a ronda del Guinardó, supone una dificultad añadida a las personas que deben desplazarse, más teniendo en cuenta que las paradas de Metro más próximas están todas en ronda Guinardó.

Además, los vecinos consideran que los canales de comunicación con el Ayuntamiento y TMB han sido, hasta ahora, inútiles ya que llevan presentado quejas desde hace más de dos años y ni siquiera han recibido una respuesta a sus exigencias.

CAMBIO DE RUTA DEL 117

Además, los vecinos consideran que una de las manera de paliar este tremendo dèficit de transporte público es adecuar el recorrido del 117, el bus del barrio, para que pase por los equipamientos más importantes. Por eso, quieren que desde TMB se trace un nuevo trayecto que permita a los vecinos, sobre todo pensando en los de mayor edad, moverse en un solo autobús que les lleve por las princlaes calles y les permita llegar al hospital de Sant Pau, al CAP del barrio y al mercado de alimentación.

CAMPAÑA

Por ellos, los vecinos han iniciado una campaña en change.org para exigir al Ayuntamiento y a TMB que reconsideren la decisión tomada en su momento de hacer desaparecer varias líneas de autobús que pasaban por la avenida para facilitar que los ciudadanos del barrio puedan acceder al transporte público.