Cuatro días depués de que Metrópoli Abierta denunciara la degradación y el incivismo en las baterías antiaéreas del Turó de la Rovira, el PDeCAT se ha sumado a la crítica y ha reclamado soluciones al gobierno de Ada Colau. Según la regidora Maite Fandos, los problemas de conviviencia también se dan en otros puntos del distrito de Horta-Guinardó, el mismo en el que están la baterías. 

La edil demócrata ha recordado que durante el mandato de Xavier Trias como alcalde se mejoraron los accesos, se limpió el entorno y se convirtió la zona en un espacio patrimonial. Fandos dice que los búnkers son muy visitados durante el día, pero que por la noche "sube mucha gente con bebidas alcohólicas sin ningún tipo control". Según el PDeCAT, la presencia de lateros es habitual.

VIGILANCIA TODA LA NOCHE

El PDeCAT recuerda algunos de los problemas denunciados por este medio, como que las baterías están llenas de pintadas y grafitis, las peleas nocturnas y el incendio adrede del coche de un vecino. Para Fandos, el deterioro del espacio es evidente "sin que el Ayuntamiento tome ninguna medida". Y subraya que la presencia de los agentes cívicos hasta las 2.00 de la madrugada es insuficiente. En el mandato pasado, la vigilancia era durante toda la noche.

El Turó de la Rovira forma parte de los Tres Turons, una zona que junto al parque de la Creueta del Coll y el Turó del Carmel está afectada por un Plan General Metropolitano. Los vecinos que viven allí tienen que ser expropiados para convertir las montañas en espacios verdes. El plan lleva años en los cajones municipales sin ejecutarse. Con Trias como alcalde se propuso mantener las casas ya existentes y convertir los Tres Turons en un gran parque mixto, una idea que los comuns no comparten.