Cuando turistas y locales entran en el parque del Laberint de Horta lo primero con lo que se topan es con el imponente palacete construido en el siglo XVIII por Juan Antonio Vesvalls y de Ardena, marqués de Alfarràs. Pero, a pesar de ser un magnífico edificio de estilo neoárabe y neogótico, el palacete Desvalls se encuentra en un estado deplorable. 

Las paredes se caen a trozos. La construcción, que ha sido escenario de grandes producciones como El Perfume, permanece cerrada tras una gran verja de metal. Las saeteras rotas de la muralla que delimita el pequeño palacio son un peligro para los visitantes del parque. Algunas partes se han desmoronado con el paso del tiempo y los fuertes temporales han causado daños importantes en el edificio, según explican desde la dirección del parque a Metrópoli Abierta

Vista general del palacete del Laberint d'Horta, pendiente de rehabilitación / V.M.
Vista general del palacete del Laberint d'Horta, pendiente de rehabilitación / V.M.

PELIGRO DE DERRUMBE

Este majestuoso palacio forma parte de un conjunto museístico y pertenece al Instituto de Parques y Jardines desde que, con la ayuda de la Unión Europea, se logró acondicionar una de sus alas. A pesar de las obras que se realizaron en una zona, el resto del palacete tiene humedades y desperfectos severos que propician un "peligro de derrumbe". La construcción tampoco conserva los cristales y las ventanas que tenía. 

"El ayuntamiento es consciente de los problemas arquitectónicos con los que cuenta el palacete Desvalls, pero no hace nada", asegura Albert, uno de los guardias del Laberint d'Horta. La dirección del parque lamenta que "hace más de 40 años que está en malas condiciones", pero que, por el momento, no se ha procedido a su rehabilitación. 

Fachada de la muralla del palacete del Laberint d'Horta, que se cae a trozos / V.M.
Fachada de la muralla del palacete del Laberint d'Horta, que se cae a trozos / V.M.

PROYECTO DE CONSOLIDACIÓN

Tras las múltiples quejas vecinales, que se prolongaron durante años, el Ayuntamiento de Barcelona licitó la redacción de "un proyecto de consolidación del palacio". Fue asignado a la empresa Nogué Onzain López Arquitectes SLP en el marco del Plan de Inversión Municipal. El proyecto pretendía analizar e intervenir en la construcción, además de valorar qué elementos tienen valor y cuáles se deberían eliminar. 

La consolidación de la estructura era el principal fin de las obras, que en un principio tenían un presupuesto total de 3,25 millones de euros. La degradación exterior e interior del inmueble hacen que sea urgente su intervención, pero, a pesar de la promesa del Ayuntamiento, la reforma no ha dado comienzo. 

NI FECHA NI FINANCIACIÓN

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han informado a Metrópoli Abierta del momento en el que se encuentra el trámite de rehabilitación del espacio. Desde el consistorio señalan que se trata de "un equipamiento de ciudad" y que el proyecto de consolidación –la primera fase por valor de un millón de euros– hoy en día "ya está acabado". 

Según las mismas fuentes, "se está buscando la financiación necesaria con la que realizar las obras lo más pronto posible" y pasar a la segunda fase. El Ayuntamiento de Barcelona todavía no ha designado una empresa para llevar a cabo el proyecto, por lo que la rehabilitación del espacio, que según portavoces municipales "no pone en riesgo por caída de edificio a los transeúntes del parque", estaría bloqueada por trabas burocráticas.

Parte trasera del palacete del Laberint d'Horta, en mal estado / V.M.
Parte trasera del palacete del Laberint d'Horta, en mal estado / V.M.

FILTRACIONES EN EL ESTANQUE

Lo que sí se ha procedido a rehabilitar ya son distintas zonas del parque. Estos jardines son los más antiguos que se conservan en la ciudad de Barcelona y, debido a su longevidad –comenzaron a construirse en 1791–, presentan problemas estructurales.

El estanque más grande de la obra del arquitecto Domenico Bagutti, situado en lo alto del laberinto, tuvo unas filtraciones que pusieron en jaque todas las fuentes del jardín hace unos meses. Estas se abastecen con el agua del embalse de ocho metros de profundidad. Técnicos de una empresa subcontratada por el Ayuntamiento han procedido a la retirada del agua y de los peces que vivían en el lugar. Tal y como ha podido presenciar este medio, se está llevando a término la limpieza de las paredes y su secado. Próximamente se realizará la impermeabilización de la estructura para evitar nuevas fugas y se volverá a llenar de agua y de animales acuáticos.

Desde que se comenzaron las obras de mejora, los surtidores y las fuentes del parque laberinto neoclasicista están fuera de servicio. Por ello, los manantiales que se encuentran en los pequeños templos de columnas toscanas del romántico parque están estancados y llenos de musgo y algas

Gran estanque del parque del Laberint d'Horta, vacío por las obras por filtraciones / V.M.
Gran estanque del parque del Laberint d'Horta, vacío por las obras por filtraciones / V.M.

CONSECUENCIAS DE LAS BORRASCAS Y LA PANDEMIA

El recinto verde, situado en una ladera de la sierra de Collserola, del distrito de Horta Guinardó, también ha sido uno de los espacios de la ciudad más afectados por los últimos temporales. A pesar de que el Laberint d'Horta cuenta con un servicio de jardinería y limpieza exhaustivo –"cada mañana y cada tarde"–, algunos árboles han caído por los fuertes vientos y las intensas tormentas. 

El cierre propiciado por los meses de reclusión de la pandemia también hizo que el estado del laberinto empeorara significativamente. Algunos cipreses murieron y han sido replantados de nuevo. Las flores y jardineras, los setos y el arbolado tuvieron que ser intervenidos tras los meses de "abandono". 

Gran estanque del parque del Laberint d'Horta lleno antes de la pandemia / AJUNTAMENT DE BARCELONA
Gran estanque del parque del Laberint d'Horta lleno antes de la pandemia / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.