Los Mossos d'Esquadra han desplegado un amplio dispositivo para intentar detener a dos atracadores que en la última semana han cometido robos en varias farmacias y en varios locales de una conocida cadena de venta de alimentos congelados.

Los robos se han llevado a cabo en varios locales comerciales de los distritos de Nou Barris y Horta-Guinardó. La policía sospecha que todos ellos han sido llevados a cabo por las mismas personas, que han usado un modus operandi parecido. En todos los asaltos los atracadores han cubierto su rostro con sendos cascos de moto y han esgrimido una navaja y una pistola, que según algunos de los afectados era simulada.

ACTIVIDAD CONTINUADA

La actuación de los atracadores, según ha publicado El Periódico, comenzó el día 25 de febrero, cuando fue atracado un establecimiento de comida congelada. En este caso actuaron dos personas, aunque en el siguiente que investigan los mossos, que fue en una farmacia de Horta, lo efectuó solo una personas, aunque por el modus operandi fue idéntico al de las ocasión anterior.

Tan solo una hora después, dos personas entraron en otra farmacia del mismo barrio y, tras amenazar a los empleados, se hicieron con el dinero que había en ese momento en la caja registradora. En esta ocasión, la grabación de las cámaras de seguridad permitió a los agentes establecer que, por lo menos, uno de los atracadores había participado en uno de los robos producidos ese mismo día en la misma zona.

SIN DESCANSO

Los atracadores volvieron a la actividad al día siguiente, esta vez en una comercio de alimentos congelados, amenazando a los empleados con una navaja y una pistola y cubriéndose la cara con cascos de moto. Y, al igual que el día anterior, apenas una hora después del primer atraco volvieron actuar en otra farmacia usando el mismo sistema que les ha permitido atracar varios comercios en los dos distritos con apenas unos días de diferencia.