Hartos de protestar cada jueves (19:00) desde hace meses, los vecinos de Horta-Guinardó afectados por la anulación/modificación de líneas de buses que afectan a sus barrios han conseguido que la mismísima Ada Colau les reciba en audiencia para oír sus quejas.

"Llevamos varios jueves seguidos concentrándonos en la plaza Sanllehy a las 7 de la tarde. No queremos molestar más, pero estamos indignados por la falta de respeto que demuestra el Ayuntamiento con nuestra situación", explica uno de los portavoces de la Plataforma Recuperem Sanllehy-Volem L9. “Cortamos la plaza y sus aledaños por un motivo que nos afecta a todos: que el Bus 24 vuelva a llegar al Paral·lel y que se implemente la Línea 9 del Metro, que desde hace años quedó cortada justo aquí".

De tanto protestar, la plataforma ha conseguido que el consistorio se 'apiade' de ellos, hasta el punto de que, según les han confirmado desde plaza Sant Jaume, el próximo 10 de octubre la propia alcaldesa va a recibirles para oír sus quejas.

"Esperamos que entienda por qué seguimos protestando", arguye el portavoz. "Lejos de nuestra intención está provocar problemas de circulación y molestar al resto de vecindario del distrito; mucho menos a los conductores de los transportes públicos, que no tienen la culpa. Pero es que estamos hartos de que no nos hagan caso".

Como cada jueves, toca manifestación en plaza Sanllehy / MIKI
Como cada jueves, toca manifestación en plaza Sanllehy / MIKI

Al margen de que Colau haya accedido a recibirles el día próximo miércoles, la plataforma ha decidido que, a partir del 12 de octubre, fiesta del Pilar, cambiarán el día de sus protestas y empezarán a hacerlo los sábados de cada semana. "La intención es no perjudicar en días laborables", explican. “Siendo sábado, molestaremos menos a trabajadores y vecinos, pero la idea es la misma: que el Ayuntamiento haga caso de nuestras reivindicaciones".