Los autocares turísticos del Park Güell molestan en el Baix Guinardó. La asociación de vecinos del citado barrio se ha quejado a la síndica de greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, de la excesiva circulación de estos vehículos en la calle de Praga, que une la plaza de Alfons X con Vallseca. La entidad critica también la falta de iluminación en la plaza de Alfons X. 

Según los vecinos, cada día pasan más de 400 vehículos de esta envergadura -entre autocares turísticos y buses de línea de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), concretamente la V19 y la 114- por la calle de Praga. La pendiente de la vía obliga a los autocares a utilizar el freno de mano, lo que genera mucha contaminación acústica", asegura la entidad vecinal. Según Vilà, la calle es "relativamente estrecha y no puede absorber el alto volumen de tráfico de vehículos".

VÍA SATURADA

Los residentes de la zona creen que la situación puede empeorar porque el Ayuntamiento tiene intención de poner en marcha un bus lanzadora hacia el Park Güell desde la plaza de Alfonx X. Dicen que el nuevo bus saturará todavía más la calle de Praga y piden cambiar el recorrido hacia la ronda del Guinardó  a través de la Sagrada Familia y el Hospital Sant Pau.

Desde hace unos cuatro años, la síndica visita de manera regular los barrios de la ciudad para conocer los problemas de los vecinos. En el Baix Guinardó, los vecinos se quejaron también de la falta de iluminación de la plaza de Alfons X, lo que genera inseguridad. Además, el alumbrado público sufre frecuentes cortes de luz. La zona es díficil de evitar porque la entrada al metro de la L4 se encuentra en la misma plaza.