El Ayuntamiento de Barcelona construirá un espacio de coworking municipal de uso público en el barrio de La Clota, en Horta-Guinardó, que se ha concebido como un polo de desarrollo de actividades empresariales para emprendedores y a la vez como un punto de impulso para iniciativas de carácter social. El proyecto está dotado con un presupuesto de 350.000 euros, prácticamente la cuarta parte de los 1,25 millones de euros que el consistorio va a destinar al Plan de Desarrollo Ecónomico (PDE), integrado por 33 medidas para “fomentar la actividad económica y sostenible y el empleo de calidad en el distrito”.

El coworking de La Clota, ocupará los cuatro locales vacíos de 360 metros cuadrados en la avenida del Estatut que son propiedad del Patronat de l'Habitatge y que actualmente están en desuso. La peculiaridad de este equipamiento será que, por un lado, cederá gratuitamente espacios a los emprendedores para que desarrollen sus proyectos estratégicos, pero a cambio éstos deberán apoyar iniciativas y propuestas de carácter social promovidas por las diferentes entidades del distrito.

Fuentes municipales han explicado que el proyecto persigue el doble objetivo de “impulsar la actividad económica de un distrito mayoritariamente residencial” (y que solo acoge el 5,9% de la superficie de todo el tejido empresarial de la ciudad)  y, a la vez, recuperar los locales vacíos para el uso del distrito. La idea del consistorio es que las obras de adecuación de los cuatro locales, en los que podrán trabajar a la vez hasta 60 personas, comiencen a finales de septiembre de este año y concluyan durante el primer trimestre del 2019.

PERFILES PROFESIONALES Y SOCIOLABORALES DIFERENTES

Aunque lo más destacado del coworking municipal será su carácter innovador, ya que no se limitará a ser un espacio de oficinas, que serán reconvertibles en aulas de formación. Además, el espacio dispondrá de una cocina completamente equipada y un par de talleres de uso compartido con fines colaborativos, donde podrán realizarse actividades manuales -como por ejemplo de artesanía- o ponerse en práctica oficios como el diseño de moda, la educación en robòtica, la impresión 3D o la reparación de bicicletas. “Buscamos perfiles profesionales y sociolaborales diferentes” a los que se generalmente instalan en espacios similares, han destacado desde el distrito.

La iniciativa de La Clota es la auténtica joya de la corona del PDE 2018-2022, un programa que han desarrollado de forma conjunta la empresa municipal Barcelona Activa y el distrito de Horta-Guinardó y que también prevé aumentar los recursos para programas ocupaciones y de reorientación laboral en los equipamientos de Ca N’Andalet i Mas Guinardó. El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello (Barcelona en Comú), ha destacado del plan para el cuatrienio que fomenta “la economía de proximidad pero en realidad hace grande la economía de la ciudad”.

En Horta-Guinardó el porcentaje de personas sin empleo se sitúa por encima de la media de la ciudad, con una especial incidencia en el paro de larga duración que afecta al 40% de las personas sin trabajo, mientras que la media barcelonesa es del 35,48%. En la elaboración del PDE han participado 78 personas de 37 entidades diferentes, bajo la supervisión de Barcelona Activa.