ARCHIVADO EN:

Un incendio provocado por una persona en la ronda del Guinardó ha provocado la destrucción de tres contenedores de basura y cinco motos que estaban estacionados justo al lado. Además, otros vehículos de dos ruedas que se encontraban aparcados en la acera, muy cerca del lugar del incendio, también se han visto afectados por el calor y han sufrido serios desperfectos y alguna de ella ha quedado prácticamente destruida.

Los hechos se han producido en la noche del pasado domingo. Según algunos testigos presenciales, una persona se ha acercado a uno de los contenedores y ha lanzado en su interior un objeto que en pocos momentos ha provocado un incendio en el interior del contenedor.

RÁPIDA EXPANSIÓN

Las rachas del fuerte viento que soplaban en la zona en aquellos momentos han hecho que el fuego se haya propagada rápidamente. Los contenedores que se encontraban al lado de donde se ha iniciado el fuego y la motocicletas que estaban al otro lado han sido pasto de las llamas, que las ha destruido completamente.

La rápida intervención de los bomberos no ha evitado que los vehículos hayan quedado calcinados ya que el fuerte viento ha permitido al fuego extenderse con enorme rapidez.

Según algunos testigos presenciales, la persona que ha provocado el incendio se ha alejado de del lugar de los hechos tranquilamente, antes de que el fuego se extendiera.

En este vídeo, grabado por una vecina de la zona, se puede comprobar como las fuertes rachas de aire contribuyen a extender rápidamente el fuego.


Facebook / Sandra Yukali

RACHA NEGATIVA

Este incendio se une a otros que se han producido en la ciudad en los últimos tiempos. El más reciente, el que se produjo hace apenas dos semanas en el distrito de Sant Martí, en el que quedaron calcinados siete vehículos, además de tres contenedores y de un local que se vio afectado.

En el distrito de Gràcia, hace un mes quedaron completamente destruidas alrededor de una veintena de motos en diferentes calles del barrio. Todos los incendios fueron provocados, aunque la Guàrdia Urbana logró en aquella ocasión detener a varios jóvenes acusados de ser los autores de los incendios.