El que algo quiere, algo le cuesta. Y al Ayuntamiento de Barcelona, que se ha autoimpuesto la creación de huertos urbanos como uno de los ejes de su estrategia urbanita, le va a salir por un pico su estrategia de sembrar verde en la ciudad: el mantenimiento de los huertos urbanos ubicados en la cubierta del mercado municipal de Vall d’Hebron-Teixonera costará a las arcas públicas del consistorio barcelonés la friolera de 129.751 euros durante los dos próximos años, según el contrato que acaba de adjudicar el Ayuntamiento. En 2023, existe la opción de prorrogar el contrato por otros dos años, con un desembolso similar al de este bienio.

La intención de fomentar la creación de huertos urbanos es una de las obsesiones de los comunes. De hecho, en los llamados "presupuestos participativos" que puso en marcha la alcaldesa, Ada Colau, esta modalidad de ecología es una de las que más proyectos cosechó: hasta 24, sólo superada por los carriles bici y la "pacificación" de las calles. Los comunes, no obstante, no consideran que la iniciativa de los huertos urbanos sea propia de ahora, sino que viene de lejos.

El Mercat de Vall d'Hebron-Teixonera visto desde el exterior / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
El Mercat de Vall d'Hebron-Teixonera visto desde el exterior / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

AMPLIAR UNA INICIATIVA QUE HABÍA

“El Ayuntamiento inició en el año 1997 el programa de la red de huertos urbanos, programa de participación del área de medio ambiente destinado a las personas mayores de 65 años, con el objetivo de incorporarlos a actividades de mejora ambiental a través del cultivo de hortalizas siguiendo los principios de la agricultura ecológica”, dice un informe interno del consistorio.

Este informe, elaborado por la dirección de Servicios a las Personas y al Territorio del Distrito de Horta-Guinardó, continúa señalando que “ahora se pretende ampliar esta iniciativa con un modelo de huertos urbanos de acceso universal. La misión del huerto urbano del Mercat de la Vall d’Hebron-Teixonera ha de ser fomentar la conciencia ecológica y medioambiental y la sostenibilidad, promoviendo acciones terapéuticas, educativas, de inserción sociolaboral y de mejora de las condiciones de vida y de la salud de las personas que participan, con especial atención a los colectivos vulnerables”.

UN ESPACIO EN CONTACTO CON EL MERCADO

El huerto mencionado es un espacio de 1.746,42 metros cuadrados de superficie, con un aforo de 160 personas. A él se accede a través del vestíbulo de la entrada principal del mercado y al que se puede pasar solamente en horario de apertura del mismo. El huerto tiene su propia acometida de agua, un almacén de 75 metros cuadrados y dos vestuarios de 10 metros. En ese espacio se habilitarán los talleres de formación y otras actividades que se prevén realizar en el futuro.

Obras en el Mercat Vall d'Hebron-Teixonera para instalar un huerto urbano en la cubierta / BURESSA
Obras en el Mercat Vall d'Hebron-Teixonera para instalar un huerto urbano en la cubierta / BURESSA

“La estrategia de agricultura urbana del Ayuntamiento incluye promover la agroecología y la soberanía alimentaria, acercando la ciudadanía a los huertos urbanos y dando apoyo a las iniciativas ciudadanas de agricultura urbana para contribuir a una ciudad más sana, justa y sostenible, con el objetivo de conseguir una ciudad ecológica, sana, inclusiva, cohesionada, justa y resiliente y con una ciudadanía implicada en la gestión de los huertos y en la promoción de la agroecología y la soberanía alimentaria”, dice el pliego de prescripciones técnicas de la licitación municipal.

Según este documento, los principales valores de la estrategia del Ayuntamiento barcelonés son tres: la justicia ecológica, la inclusión y justicia social y la democracia participativa. Con la primera, se intenta contribuir a la gestión sostenible de la infraestructura verde urbana y mitigar el cambio climático; con la segunda, promover la inclusión social; y con la tercera, promover la participación y la corresponsabilidad ciudadana.

PRODUCCIÓN NO COMERCIALIZABLE

El huerto urbano del mercado es una de las principales iniciativas ecológicas del distrito. En ese espacio se pretende dar formación y asesoramiento a los usuarios de los huertos urbanos, promoviendo al mismo tiempo actividades formativas y lúdicas, asignar parcelas para proyectos grupales o comunitarios, hacer difusión de la agricultura ecológica mediante la impartición de talleres de actividades de una duración mínima de dos horas y colaborar con el Espai de Cuina, la Asociación de Paradistas o el Aula de l’Hort del propio mercado. La producción de este huerto se destinará en su totalidad al autoconsumo de los hortelanos, al suministro gratuito de alimentos a personas sin recursos y al abastecimiento de entidades de asistencia social.

Imagen de un huerto urbano en una cubierta de Barcelona / IRTA
Imagen de un huerto urbano en una cubierta de Barcelona / IRTA - GENERALITAT DE CATALUNYA

La cooperativa Tarpuna, que llevará las riendas de la gestión de los huertos del mercado y los talleres y actividades que se realizarán los próximos años, es una entidad especializada en agricultura ecológica que coordina el ingeniero agrónomo Josep Maria Vallès, que también es escritor de libros divulgativos sobre agricultura urbana y compostaje. Fue la única licitante en el concurso que abrió el Ayuntamiento para la adjudicación de la gestión del espacio del huerto de Vall d’Hebron-Teixonera.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.