ARCHIVADO EN:

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha reivindicado este domingo la "memoria olvidada" y la "dignidad" de los chabolistas en la inauguración de una placa conmemorativa en el Turó de la Rovira. El consistorio quiere rendir homenaje a los vecinos de las antiguas barracas del Carmel y Can Baró.

La cima de esta colina albergó durante la Guerra Civil el recinto de la batería antiaérea, un espacio que, al terminar el conflicto armado, aprovecharon familias humildes que no tenían techo bajo el que dormir. Surgieron así 'Los Cañones', una zona que llegó a contar con 110 barracas y unos 600 vecinos, y otros núcleos cercanos que hicieron las veces de hogar para unas 3.000 personas -la mayoría procedentes de Andalucía y repartidas en 570 barracas-, según el censo oficial del Ayuntamiento.

Varios antiguos vecinos de 'Los Cañones' posan junto a la placa / AJUNTAMENT DE BARCELONA
Varios antiguos vecinos de 'Los Cañones' posan junto a la placa / AJUNTAMENT DE BARCELONA

CONQUISTA DE SUS DERECHOS

"Es muy emocionante e importante recordar la memoria olvidada de los barrios, que tienen mucha dignidad, y de la gente que conquistó derechos con su lucha. Queremos estar a la altura de vuestro testimonio", ha proclamado Pisarello. Rodeado de varios vecinos que vivieron en las barracas de la zona, también ha estado acompañado de la concejal de Horta-Guinardó, Mercedes Vidal, y el comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes.

La placa, situada junto a un panel informativo con textos y fotografías sobre los barrios de barracas del Carmel, se sitúa en el espacio patrimonial del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA), que agrupa también una batería antiaérea de la Guerra Civil y restos de chabolas construidas en la postguerra. Se trata de la décima placa impulsada por la comisión ciudadana para la recuperación de la memoria de los barrios de barracas y el propio consistorio.