Los vecinos del Baix Guinardó se encuentran abandonados por la administración municipal, una situación que alcanzó su máxima durante el pasado mandato. Diversas son las problemáticas con las que conviven sus residentes día tras día y que, por el momento, continúan sin solución. Entre ellas, se encuentra el conflicto con los autobuses turísticos como principal preocupación, y por la que se han movilizado el pasado fin de semana.

CONTAMINACIÓN AMBIENTAL Y ACÚSTICA

La circulación de autobuses turísticos por la calle de Praga es motivo de preocupación entre el vecindario. "Producen una contaminación excesiva, ambiental y acústica", explica Enrique Buscarons, presidente de la Associació de Veïnes i Veïns del Baix Guinardó a Metrópoli Abierta.

El portavoz vecinal señala este cambio de recorrido y defiende la voluntad de disponer de "otro modelo de movilidad en el barrio" que pase por un incremento del transporte propiamente "público" en detrimento del utilizado para finalidades turísticas.

En la misma línea, Buscarons critica la supresión de la línea de autobús 92, un transporte que facilitaba a los vecinos llegar "al Hospital del Mar y a la Creu Roja". En sustitución, el Ayuntamiento implantó la línea V19, considerada por los residentes como "turística", ya que parte del Hotel W y recorre lugares como la Ciutadella y el paseo de Sant Joan.

EXCESO DE TURISTAS

El presidente de la asociación asegura que "desde 2016" los vecinos se quejan de que "las líneas 92 y 24 iban con exceso de turistas", un hecho que se sumaba a las "demoras de 20 y 30 minutos" que acumulaban los autobuses. Además, explica que la lanzadera al Park Güell "no funciona", ya que este bus que comenzó a dar servicio el 1 de abril tiene implícita la adquisición de una entrada para el parque si se compra el billete de transporte.

Por ello, Buscarons afirma que la implantación de este servicio responde a motivos estrictamente "económicos", debido a la gran afluencia turística de la que dispone la zona.

CRÍTICA A VIDAL

El anterior mandato municipal se convirtió en un auténtico calvario para los intereses del Baix Guinardó. El portavoz de la asociación asegura que durante aquel periodo "nos lo hicieron todo sin que nos enteráramos", en cuanto a materia de movilidad se refiere. "Mercedes Vidal nos ignoró por completo, no tuvo en cuenta a los vecinos".

La propuesta de los residentes pasaba por establecer en la zona de los Jardines Pla i Armengol, el punto de partida del autobús lanzadera que facilita el acceso al Park Güell. Pese a que los vecinos realizaron esta proposición como un lugar ideal para evitar las molestias que puede generar en el barrio, Buscarons asegura que "pasaron totalmente de nosotros" al adjudicar la salida de este transporte en la plaza de Alfons X.

ALARCÓN, LA ESPERANZA

La percepción vecinal sobre Rosa Alarcón como concejal de Movilidad y responsable del distrito de Horta-Guinardó es mucho más esperanzadora. El barrio quiere dejar atrás el nefasto trato recibido por parte de Vidal, y los inicios con Alarcón han sido positivos.

"Con Rosa Alarcón hicimos una reunión nada más salir elegida, nos envió un correo para reunirnos y entiende la situación", asegura Buscarons. Además, la socialista no ha dejado de mostrar su predisposición por el tema ya que había propuesto "una reunión para la primera semana de septiembre" que la asociación de vecinos ha tenido que posponer para dos semanas más tarde, cuando sí se llevará a cabo este encuentro. Por ello, su presidente se ratifica: "Rosa nos ha dado buenas vibraciones".

OTRAS REIVINDICACIONES

La problemática con los autobuses turísticos no es la única a la que se enfrenta diariamente el Baix Guinardó. Otra de las materias pendientes de solucionar se encuentra en el parque de les Aigües. El conflicto pasa por la iluminación y las fuentes de agua de las que dispone el recinto, ya que cuentan con una evidente falta de mantenimiento. "Tuvimos una reunión en julio y se está mirando el tema del alumbrad. Las luces funcionan con energía solar y hay días que no se encienden porque no se cargan", explica Buscarons. Además, asegura que de las tres fuentes de agua que tiene el parque, "una va mal y las otras dos no funcionan".

El estacionamiento de ciclomotores y motocicletas también es otro de los asuntos que generan molestias a los vecinos. "El Ayuntamiento dice que sobran motos y coches y hay un aumento de las motocicletas de alquiler, las dejan aparcadas en cualquier lado", argumenta el presidente de la asociación, quien pone de ejemplo la plaza Alfons X.

Entre las demandas de los residentes, también se encuentran la remodelación de algunas aceras o el incremento de plazas de aparcamiento para las personas con movilidad reducida.