ARCHIVADO EN:

Al final, la Línea de bus Nº 24 seguirá ascendiendo las rampas de El Carmel, pero ya no llegará al Paral·lel como hasta ahora, sino que 'morirá' en la plaza Catalunya. No hay vuelta atrás, y el cambio se hará efectivo en la última semana de este mes de junio.

En una solución que se antoja más arbitraria que salomónica, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido contentar sólo en parte a los habituales pasajeros de uno de los autobús más 'sherpas' de la geografía de la ciudad, ya que cubre la famosa ruta que asciende más allá del Parc Güell y se sube por las paredes del santuario que da nombre al emblemático barrio del distrito de Horta-Guinardó.

“Al menos hemos conseguido que el 24 continúe por las calles de El Carmel, pero no que el consistorio accediese a mantener la ruta actual, que acaba en el Paral·lel”, comenta Josep, uno de los vecinos de Can Baró, otro de los barrios afectados. “Todavía no lo han hecho oficial, pero a finales de este mes ya se hará efectivo”, confirma.

A los vecinos se lo acaba de comunicar el ayuntamiento del distrito, tras una reunión con dirigentes de las diferentes asociaciones barriales afectadas. Estos ya han hecho saber al consistorio, presidido por Mercedes Vidal (EuiA), que no están conforme con la resolución final, ya que obligará a que muchos usuarios tengan que bajarse en plaza Catalunya y no poder proseguir, como hasta ahora, por plaza Universitat, Pelai, Ronda Sant Antoni, plaza Goya, Floridablanca, Urgell, Ronda Sant Pau, Parlament y acabar en Aldana (tocando a la Ronda).

En concreto, el cambio en la línea se carga las cinco siguientes paradas que bajan (o suben, depende de hacia dónde pillas el autobús) desde la plaza Catalunya. “Ellos tienen sus argumentos urbanísticos, pero está claro que para muchos vecinos -especialmente los más mayores- será un engorro tener que bajarse en Catalunya y haber de buscar otro transporte para seguir hacia su destino”.

LA CUESTIÓN TURÍSTICA

Actualmente la Línea 24 tiene origen en Aldana-Ronda Sant Pau y final en Doctor Bové-Penyal. Precisamente este final era el que peligraba también, y al que más miedo tenían los vecinos 'carmelitas'. En principio, el ayuntamiento tenía pensado recuperar una 'vieja' idea: que acabase trayecto en la última de las tres paradas que 'proveen' de turistas al Parc Güell, la que está tocando a la calle Albert Llanas. De hecho, allí, hace ya años, se modificó la dirección de la calle y se creó una especie de falsa rotonda -no hay parterre, sólo marcas pintadas en el suelo- que permite dar un giro de 360º y volver a bajar hacia la plaza Sanllehy.

“El 24 se ha ido convirtiendo, con el paso de los años, en el bus de los 'guiris' que van al parque (Güell)”, se queja Juan, otro vecino. “Sobre todo cuando viene el buen tiempo, va petado de turistas y, a veces, si intentas cogerlo a partir de Diagonal, es imposible. Tienes que dejar pasar mas de uno, hasta que logras subirte”.

La versión oficial no especifica que ésta, la de los turistas que atestan el Parc Güell, sea la auténtica causa de que no se haya llevado a cabo la otra modificación en el trayecto del mítico 24 -no subir hasta El Carmel. Sí que es cierto que, con el cambio anunciado, las hordas de turistas que siguen hacia arriba para descender en la parada que deja más cerca de los famosos antiaéreos (o búnkers), a partir de ahora tendrán que hacer 'a pata' ese tramo (entre Albert Llanas y Mühlberg), o empalmar con el 92, que sí seguirá pasando por allí.