La emergencia climática decretada por el gobierno de Colau está resultando contradictoria con determinadas decisiones tomadas por el propio ejecutivo municipal. La necesidad de reducir las emisiones y disponer de mayores zonas verdes para contribuir a ello será más que complicada para barrios como Vallcarca, en el que el consistorio ha dado luz verde para arrasar con los jardines y espacios de esta tipología que quedan.

Así lo denuncia Francesc Ruestes, presidente de la Federació de Barris de Gràcia y la Associació de Veïns Pro-Vallcarca, quien lamenta la "falta de espacios verdes" que ya tiene el barrio, una situación que irá a peor tras la edificación de nuevas viviendas previstas y la polémica ampliación de un instituto debido a la ubicación escogida para éste.

VIVIENDA SOCIAL

Muchas de las futuras iniciativas de ámbito urbanístico planificadas en Vallcarca corresponden a edificios de vivienda social. Las obras, que se realizarán mayoritariamente por parte de Núñez y Navarro, significarán el fin de los limitados espacios verdes que quedan en el barrio.

Parte del espacio verde destinado a vivienda social / RP
Parte del espacio verde destinado a vivienda social / RP

Buen ejemplo de ello son los edificios proyectados para su construcción en la avenida de Vallcarca, a tan solo 17 metros del único puente de obra civil del que dispone Barcelona. Estos bloques acabarán con la zona verde existente, la mayor parte de huertos urbanos y la pista de baloncesto anexa que algunos vecinos solicitaron al distrito.

La plaza delimitada entre la propia avenida y las calles de l'Argentera y de Cambrils también contará con un nuevo bloque de seis pisos, eliminando así el que actualmente es un espacio amplio de paseo para los vecinos y manteniendo, tan solo, la boca de metro perteneciente a la estación de Vallcarca. En algunas parcelas de las calles adyacentes también está planificado el levantamiento de construcciones destinado a vivienda pública y privada.

PASEO VALL D'HEBRON

En el paseo de la Vall d'Hebron, a escasos metros de la Fundación Infantil Ronald McDonald Barcelona, se localiza un pequeño paseo ajardinado cuya desaparición se encuentra en plena cuenta regresiva. Los vecinos de Vallcarca, especialmente aquellos instalados en el inicio de la carretera de l'Arrabassada, se oponen frontalmente a la construcción de nuevas viviendas que quedarán situadas en este espacio.

Jardines del Dr. Comas i Llobera, donde se ubicará la ampliación del IES Vallcarca / RP
Jardines del Dr. Comas i Llobera, donde se ubicará la ampliación del IES Vallcarca / RP

Hasta 40 futuros pisos sociales significarán una transformación urbanística del entorno y privarán a vecinos y a los niños de la fundación de un espacio verde en un lugar de extrema necesidad, ya que tanto el paseo de la Vall d'Hebron como la Ronda de Dalt registran una elevada concentración de tráfico durante los días laborables.

La ampliación del IES Vallcarca tampoco se libra de la polémica. Después de que estos trabajos se intentaran realizar sin éxito en unos terrenos de la calle de Anna Piferrer, la construcción se llevará a cabo en los actuales Jardines del Dr. Comas i Llobera. Para evitar la supresión de este espacio, la federación vecinal optaba por la rehabilitación arquitectónica de una instalación anexa al instituto Vall d'Hebron que el consistorio ha descartado.

ESPECULACIÓN SALVAJE

Ruestes critica la "especulación salvaje" que está realizando el gobierno de Colau en Barcelona y que se verá plasmada en Vallcarca tras la materialización de los proyectos planificados en el barrio, especialmente en los futuros edificios de vivienda social.

Ensanche en la avenida de Vallcarca que acogerá un bloque de pisos / RP
Ensanche en la avenida de Vallcarca que acogerá un bloque de pisos / RP

En este sentido, lamenta que el Ayuntamiento se haya convertido en una "inmobiliaria" y apunta a soluciones locales y metropolitanas compatibles con la actual emergencia climática ante las problemáticas del barrio y de la ciudad.

Además, Rueste carga contra el concejal encargado de este área, Eloi Badia, que hace caso omiso a las peticiones vecinales y se centra en defender medidas como la implantación de tan solo un carril para cada sentido en la avenida de Vallcarca, una entrada a la capital catalana que el mismo concejal considera como un vial para ir a la Cerdanya.

SOM BARRI

La asociación de vecinos Som Barri discrepa sobre las necesidades urbanísticas planteadas por la Federació de Barris de Gràcia, en la que se engloban las AAVV Coll-Vallcarca, Gràcia-Nord Vallcarca, Pro-Vallcarca, Vallcarca-Penitents, Baró de la Barre, Passatge Turull, Comerciants de Vallcarca i Rodalies, y el Grup d'Estudis Coll-Vallcarca.

Viviendas okupadas en la avenida de Vallcarca / RP
Viviendas okupadas en la avenida de Vallcarca / RP

Mientras que desde la federación se quiere mantener los espacios verdes existentes y crear una "zona verde" en la avenida de Vallcarca desde la plaza de Lesseps hasta su confluencia con la calle de Bolívar, Som Barri se muestra favorable a la creación de más vivienda pública y de mantener algunas edificaciones que se encuentran okupadas, imposibilitando así la creación de una zona que permita oxigenar el barrio y alejarlo de la espiral de edificación en la que se encuentra.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.