El calvario de Eva con los okupas es una historia que suma más de un lustro. Esta barcelonesa es una de las herederas del solar ubicado en el número 106 de la calle Gomis, una finca okupa que se ha convertido en todo un estercolero que tiene en pie de guerra a los vecinos, tal y como éstos denuncian.

La finca es todo un almacén de chatarra, en el que las ratas se pasean libremente y cuyos okupantes y su conflictividad tienen que sufrir los residentes de las calles cercanas en el barrio de Vallcarca i els Penitents.

Como una de las dueñas del recinto, Eva explica a Metrópoli la lucha constante que enfrenta ella y su familia con una problemática a la que nadie da solución y en la que está invirtiendo todo su esfuerzo.

SIETE AÑOS DE PESADILLA

Esta barcelonesa explica que "pronto hará siete años que unos rumanos okuparon la finca para hacerla servir de almacén en el que guardar toda la chatarra que encontraban", momento desde el que no se ha podido "acceder más a la finca".

El terreno, relata, "pertenecía a la familia desde hace más de 40 años", siendo una propiedad de sus bisabuelos. En aquella casa vivieron su abuela y la hermana de ésta, y también servía como casa de veraneo de la familia. En los años 70, "el Ayuntamiento catalogó la finca como equipamiento social", lo que impedía realizar las reformas que necesitaba la propiedad llamando la atención de numerosos okupas. Por ello, la familia aprovechó la casa hasta que pudo, manteniendo "los huertos y las plantas".

Solar okupado junto a la escuela Lexia / CEDIDA
Solar okupado junto a la escuela Lexia / CEDIDA

Tiempo después, y debido a la "continua visita de okupas", los Mossos d'Esquadra recomendaron a la familia derribar el techo para evitar la okupación. La familia decidió seguir el consejo policial y, después de realizar dicho trabajo, solo se podía acudir "los fines de semana a trabajar al huerto" que aún conservaban. La catalogación que había realizado el consistorio del terreno impedía hacer cualquier tipo de reforma ni utilizar el espacio para vivir, por lo que la familia intentó venderlo sin éxito. Finalmente, y tras no conseguir deshacerse del solar, éstos okupas tomaron la propiedad.

CONTACTO CON ABOGADOS

Al verse en dicha situación, la familia optó por poner el caso en manos de profesionales. Estaban estancados entre un Ayuntamiento que "solo ponía multas" y las quejas de la escuela Lexia, que a día de hoy continúa sufriendo problemas de insalubridad. El despacho Aequo Advocats tomó las riendas del caso, apoyando a los propietarios "para conseguir vender la finca".

Los intentos por deshacerse del terreno fueron en vano, por lo que se intentó sacar a los okupas de la finca, pero tampoco se logró. "No fue posible en parte por los servicios sociales, en parte por el Ayuntamiento, y ahora por el movimiento okupa de Vallcarca", lamenta.

Respecto a la posición del consistorio, Eva asegura que les ha "ignorado durante estos años". La mujer explica que han pasado años "recurriendo a los jueces sin éxito, pagando alguna multa por la suciedad que acumulan los okupas e intentando que el Ayuntamiento dé la cara y expropie la finca". "Nosotros seguimos pagando el IBI y todos los procesos judiciales. Nuestros abuelos ya no viven, y esperamos que no les pase lo mismo a nuestros hijos", argumenta.

Chatarra en el solar okupado / CEDIDA
Chatarra en el solar okupado / CEDIDA

BARRIO ESCANDALIZADO

La propietaria afirma estar en contacto con una vecina del barrio, quien le explicó las problemáticas derivadas de la okupación para los residentes. "Unimos fuerzas y nos ayudan con sus denuncias al consistorio. Podrán ignorar a unos propietarios, pero no a todo un barrio escandalizado y preocupado por una situación que precisa una actuación con urgencia de los servicios sociales y el Ayuntamiento", expresa.

Eva asegura que ahora la familia trabaja para lograr un acuerdo mediante el cual el consistorio expropie el solar y lo convierta en un "espacio limpio y útil para el barrio".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.