ARCHIVADO EN:

Nueva pelea, esta vez en una discoteca de Gràcia. El pasado 10 de noviembre, dos grupos de personas empezaron a pelearse dentro de la sala hasta llegar a la puerta. En este proceso tres de las involucradas resultaron heridas por arma blanca: un portero de la discoteca y dos miembros del grupo. No era la primera vez que sucedían este tipo de escenas en la discoteca Canela Dance Club, antes llamada KGB. A raíz de esta última pelea, los Mossos d'Esquadra abrieron una investigación.

Esta madrugada han inspeccionado la discoteca tras los distintos incidentes registrados en el interior del local y en sus inmediaciones que alteraban la seguridad ciudadana y provocaban quejas vecinales. Sin ir más lejos, en los últimos meses se han producido peleas, problemas de convivencia, consumo de sustancias estupefacientes y consumo de bebidas alcohólicas, entre otros.

INCUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA

El dispositivo se ha saldado con un balance de 140 personas identificadas; se han levantado tres actas a controladores de accesos por incumplimiento de la normativa y, a uno de ellos, también se le ha denunciado por llevar una navaja. Los agentes han levantado asimismo acta a los responsables del local por incumplimiento en materia de controladores de accesos y en materia de sanidad.

Durante el operativo policial los agentes han localizado un bate de béisbol, una bolsa con marihuana y han denunciado administrativamente a tres personas por tenencia de sustancias estupefacientes. Los inspectores de Trabajo que han participado en el operativo han identificado a 24 personas que trabajaban en el local.

Según ha informado la policía autonómica, el objetivo de la intervención policial ha sido "prevenir y reducir este tipo de actividades ilícitas y aumentar la percepción de seguridad por parte de los vecinos que viven en esta zona, los cuales han hecho llegar su malestar a la policía".