ARCHIVADO EN:

Nuevo golpe policial contra el coletivo okupa de Gràcia. Este miércoles, los Mossos d'Esquadra han desalojado el inmueble okupado bautizado como Ka La Kastanya. Sus ocupantes llevaban semanas alertando de la amenaza de desalojo, pidiendo la solidaridad del resto de okupas de la ciudad. Como es habitual, habían prometido resistencia al futuro desalojo, pero de nuevo la policía los ha cogido desprevenidos a altas horas de la madrugada, siguiendo el mismo modus operandi aplicado en este tipo de casos.

A las 6:00 horas apenas había gente en el interior de la casa, cuando han empezado a llegar los primeros furgones de la unidad antidisturbios de los Mossos (Brimo). Rápidamente, los ocupantes han convocado una concentración frente al edificio a través de las redes sociales con un claro mensaje: "Ka la Kastanya resiste". Pero era tarde (o demasiado pronto).

La única resistencia que han encontrado los Mossos al acceder al inmueble ha sido el atrincheramiento de siete personas, tres hombres y cuatro mujeres, dos de las cuales se habían encaramado al techo de la casa colgándose de las vigas con unas hamacas. El operativo ha finalizado a las 10:00 horas con la detención de dos personas por presunta desobediencia grave y atentado contra la autoridad. 

"VOLVEREMOS A OKUPAR"

Como respuesta al desalojo, el colectivo okupa ha convocado a los suyos esta tarde en Fontana, donde realizarán una manifestación a partir de las 19:00 horas. Prometen guerra y piden que "la rabia desborde las calles". "Volveremos a okupar, volveremos a resistir y volveremos a manifestarnos por las calles de Gràcia", han amenazado a través de la cuenta de Twitter de Ka La Kastanya.

La casa okupa Ka la Kastanya en el barrio de Gràcia / HUGO FERNÁNDEZ
La casa okupa Ka la Kastanya antes de ser desalojada / HUGO FERNÁNDEZ

Pero lo cierto es que el colectivo okupa de Gràcia está en horas bajas. El edificio desalojado, situado en el número 144 de la calle Torrent de les Flors, llevaba okupado menos de un año. Fue a finales de octubre de 2018, cuando un grupo de jóvenes entró en la casa que, según ellos, permanecía abandonada y es propiedad de la promotora inmobiliaria Elix. Lo constituyeron como un "CSOA", siglas que responden a Centro Social Okupado Anarquista (o Autogestionado, según el caso).

DESALOJO DE CA LA TRAVA

Lo hicieron como respuesta a otro desalojo en el mismo distrito de Gràcia, llevado a cabo el 18 de octubre del mismo año, en la calle Travessera de Gràcia. Los Mossos desalojaron ese día la casa okupa Ca La Trava, donde el operativo concluyó sin apenas incidentes --dos detenidos y un identificado--. 

No obstante, ese mismo día por la tarde el caos se apoderó de las calles del centro de Gràcia, donde los okupas prendieron fuego a un local de la inmobiliaria Tecnocasa y levantaron barricadas en algunos puntos del barrio con contenedores en llamas. Semanas después, okuparon el edificio hoy desalojado, que sustituyó al antiguo Ca La Trava, ya derruido por su propietario --la inmobiliaria La Llave de Oro-- y dispuesto para levantar un nuevo edificio. 

Ahora, los okupas de Gràcia volverán a tratar de agitar las calles como respuesta al golpe policial.  

Los antisistema intentan entrar al antiguo Banc Expropiat donde ahora hay un Carrefour Bio / HUGO FERNÁNDEZ
Disturbios tras el desalojo de Ca la Trava / HUGO FERNÁNDEZ