Los Mossos d'Esquadra desalojan desde primera hora de la mañana el edificio de Gràcia conocido como el Armadillo. El espacio estaba ocupado por una treintena de personas, entre ellas cinco menores, según la Oficina de Vivienda Popular del barrio.

Esta organización ha denunciado que ocho furgonetas de los Mossos se han presentado ante el edificio sobre las 6 de la mañana --situado en el número 16 de la calle Sant Salvador de Barcelona-- para ejecutar la orden de desalojo, lo que dejará a las familias que residen en él "sin solución habitacional".

SIN INCIDENTES

Los Mossos han confirmado que el desalojo del edificio se está llevando a cabo por requerimiento del Juzgado de Primera Instancia número 27 de Barcelona para su entrega a su propietario.

Han señalado además que en el desalojo no se han producido incidencias remarcables, mientras colectivos de apoyo a las familias residentes han informado de que diversas personas se han concentrado ante la puerta del edificio para intentar impedir la orden judicial, si bien han sido retiradas, una por una, por los agentes policiales.

Según la información recogidas por Efe, el bloque desalojado en Gràcia permanecía ocupado desde hace varios años y la propiedad no habría aceptado las propuestas de un alquiler social para las familias, según fuentes de estos colectivos.