Si te gustaba pasear por los antiguos jardines Menéndez Pelayo del distrito barcelonés de Gràcia, a partir de ahora podrás estrenar su nueva versión toda vez que han abierto este viernes al público, concluidas las obras que se estaban llevando a cabo tras la construcción de un aparcamiento subterráneo de la red de Barcelona de Serveis Municipals (B:SM). La obra no ha generado mucho consenso en el barrio y muchos vecinos han expresado su descontento con el resultado final.

El nuevo espacio ajardinado ocupa una superficie de más de 5.000 metros cuadrados -que se suman a la plataforma de 1.000 metros cuadrados más de la calle Maignon-, y está formado por planos inclinados conectados por rampas adaptadas para salvar los desniveles del terreno.

DESNIVELES

Algunos de los ajustes de los jardines se han abordado en un proceso de participación que se ha realizado durante las obras, con presencia vecinal, del distrito de Gràcia y de B:SM, en un proyecto ejecutivo de la arquitecta Eva Monte del estudio McSmartDuty y unas obras ejecutadas por OHL y con dirección de la empresa TPF Ingeniería.

Gràcia, un barrio con muy pocas zonas verdes, recupera un espacio histórico. La reurbanización de los jardines, no obstante, contó con el rechazo de muchos vecinos, descontentos con la gestión del regidor Eloi Badia, porque antes eran planos y ahora tienen muchos desniveles.