La plaza Joan Carles I, que muchos barceloneses no saben ubicar porque nadie la llama así, tiene los días contados. En un par de semanas, el Ayuntamiento de Barcelona cambiará el nombre de la plaza, situada en el cruce de la Diagonal y el Passeig de Gràcia, por el de plaza Cinc d'Oros, según avanza en su último número el semanario L'Independent de Gràcia.

La medida, que lleva años en los despachos del distrito de Gràcia, pretende recuperar el nombre popular de la plaza-rotonda y supondrá la culminación de un largo proceso reivindicativo que comenzó en 2011 con la retirada de la estatua franquista de la Victoria, ahora relegada al olvido en un almacén municipal.

El obelisco del Cinc d'Oros, en el cruce de Diagonal con Passeig de Gràcia

El próximo 22 de abril el consistorio celebrará un acto en el que los operarios municipales retirarán las placas antiguas y las sustituirán por las de la nueva nomenclatura. La acción de recuperación de la memoria histórica se complementará con dos plafones explicativos, uno ante el Palau Robert y otro en los Jardinets de Gràcia.