La Guardia Urbana de Barcelona ha puesto 57 denuncias por incumplimiento de las medidas de seguridad en una fiesta no autorizada en un bar esta madrugada.

Según los agentes, había 48 personas en el interior del establecimiento, situado en el distrito de Gràcia. La Guardia Urbana, según ha explicado a través de Twitter, ha levantado una acta de inspección al local.

LLUVIA DE DENUNCIAS

Los incumplimientos cometidos son numerosos porque los bares no pueden estar abiertos, había más de 6 personas en el local y los participantes de la fiesta ilegal no cumplían con las normativas del toque de queda. 

SANCIONES

La ordenanza municipal de Barcelona prevé multas de 100 euros (15 con pago anticipado) por el consumo de alcohol en la calle de manera individual, y de unos 600 euros si se bebe en grupo y de forma que pueda molestar los otros, mientras que la Generalitat ha implantado sanciones de entre 3.000 y 15.000 euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.