ARCHIVADO EN:

El lago de la Creueta del Coll, una espectacular piscina artificial del distrito de Gràcia, ha reabierto este verano. La instalación funcionará todos los días hasta el próximo 12 de septiembre, un día antes de que se inicie el curso escolar.

Según detallan la Associació Esportiva del Eixample, la entidad que gestiona el espacio, y el Ayuntamiento de Barcelona, la piscina abrirá hasta el 31 de julio de 10.00 a 20.00 horas. Y desde el 1 de agosto hasta el 12 de septiembre, desde las 10.00 hasta las 19.00 horas. Debido a la pandemia, los horarios serán partidos de mañana (de 10.00 a 14.00 horas) y de tarde (de 15.00 hasta la hora de cierre).

UNA INSTALACIÓN GAFADA

La piscina de la Creueta del Coll abre de nuevo tras unos años gafada. El año pasado, tras ponerse de nuevo en funcionamiento en julio, después de dos años cerrada, tuvo que clausurarse porque 69 personas sufrieron cortes y heridas en los pies después de bañarse en el equipamiento, que se encuentra en el barrio del Coll.

El lago de la Creueta del Coll, en el distrito de Gràcia / ARCHIVO - AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
El lago de la Creueta del Coll, en el distrito de Gràcia / ARCHIVO - AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Dos años antes, la instalación ya había tenido que ser clausurada de forma repentina a principios del verano de 2018 cuando se detectaron unas importantes filtraciones de agua. Los trabajos de impermeabilización acabaron meses antes de la temporada de baño de 2020. El lago quedó totalmente estanco y todo apuntaba que podría reabrir con normalidad.

SELLADO, ESTA PRIMAVERA 

Sin embargo, las decenas de personas que resultaron heridas a mediados de julio de 2020 obligaron a cerrar de nuevo el lago, que ya no reabrió en todo el verano. El informe municipal determinó que la causa de los accidentes fue la instalación defectuosa de un mosaico de la piscina, porque se rompía. Las obras de sellado acabaron esta primavera.

PARQUE PÚBLICO DESDE 1987

El lago se encuentra en un lugar único de Barcelona, una antigua cantera del barrio del Coll que fue transformada en parque público en 1987 por los arquitectos Oriol BohigasJosep Maria Martorell y David Mackay. De hecho, junto a la zona de baños hay una gran escultura de Eduardo Chillida. Se trata de un gran bloque de hormigón de 54 toneladas suspendido con cuatro cables que cuelgan de la montaña.

En mayo de 1998, tres personas resultaron heridas tras el desprendimiento de uno de los tensores. Aunque la escultura está ahora en una zona cerrada al público, aquel año los tres heridos -con magulladuras y contusiones leves- estaban realizando una sesión fotográfica junto al monumento cuando se desprendió. La obra de Chillida acabó en el suelo y sufrió importantes daños.

Escultura de Chillida en la Creueta del Coll / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Escultura de Chillida en la Creueta del Coll / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA 

2.700 METROS CUADRADOS Y 60 CENTÍMETROS DE FONDO

El lago de la Creueta del Coll, que tiene 2.700 metros cuadrados y apenas 60 centímetros de fondo, dispone de capacidad para más de 800 personas, aunque este año se limita a 440 por el coronavirus. El espacio incluye, además, una gran plaza de 60.000 metros cuadrados y zonas de pícnic con una espectaculares vistas sobre la ciudad. El parque se encuentra en el paseo de la Mare de Déu del Coll, 77. La forma más fácil de llegar es en metro, con la L5, y bajar en la parada El Coll-Teixonera.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.