ARCHIVADO EN:

Muchas residencias y sociosanitarios de Barcelona y su área metropolitana han estado en el punto de mira durante la pandemia de coronavirus a causa de la elevada cifra de contagios y defunciones que se ha producido y, en algunos casos, se sigue produciendo.

Buen ejemplo de ellos son los centros de Hestia Alliance en la capital catalana, en especial el sociosanitario que la compañía tiene en Gràcia y que ha recibido numerosas quejas sobre el trato a los pacientes a lo largo de la pandemia.

Carlos, cuya madre estuvo ha estado ingresada en el centro, es uno de los testigos del colapso absoluto que se vive dentro y que, en sus propias palabras, ha provocado el "abandono" de numerosos pacientes que requieren atención médica.

'CALVARIO'

Este barcelonés no esperaba todo lo que sucedería después de que su madre sufriera dos ictus durante la reclusión por la pandemia. La mujer fue ingresada, primero, en la Cruz Roja, para pasar más tarde al Hospital de Sant Pau. Cuando el centro médico barcelonés comprobó una mejoría en el estado de la paciente, la derivaron a Hestia Gràcia, el sociosanitario donde "empezó el calvario".

Carlos critica la opacidad que define al centro, que no permitía visitas de la familia y cuya comunicación era "muy complicada", ya que dificilmente atendían al "teléfono" y, cuando lo hacían, "no tenían demasiada información sobre la paciente".

Tras 14 días de incertidumbre, una hermana de Carlos consiguió realizar una visita de "una hora" en la que no podía creer lo que estaba viendo. Se encontró a su madre "super delgada, no respondía a los estímulos, tenía la boca seca y los labios agrietados", explica su hijo.

ANEMIA Y DESHIDRATACIÓN

Al día siguiente, la ingresada también presentó fiebre, por lo que volvió al Hospital de Sant Pau donde le diagnosticaron "anemia" y "deshidratación".

Tan solo un día después, volvieron a derivar a la mujer a Hestia Gràcia, pero sus hijos se negaron a que volviera al centro, por lo que la llevaron "a un hospital privado donde estuvo dos semanas recuperándose de una deshidratación".

'ABANDONO DE PACIENTES'

Después de todo el calvario sufrido por la familia, una de las hermanas de este testigo barcelonés consiguió hablar con un trabajador del sociosanitario, quien le reconoció el descontrol sobre los enfermos debido a la falta de personal que padecían. "Van abandonando a los pacientes más dependientes, es la razón por la que ha muerto tanta gente en los Hestia", lamenta Carlos.

Después de que la familia haya hablado con otros afectados, los relatos han sido coincidentes, apuntando que a las dos semanas del ingreso de los enfermos, se comunicaba a los familiares su fallecimiento.

'CALIDAD ASISTENCIAL'

Hestia Alliance asegura a Metrópoli Abierta que su centro en Gràcia ha podido sufrir "momentos puntuales de bajas" que se han ido "supliendo en el contexto de escasez de profesionales para el sector sociosanitario", así como que la situación que se establece con las familias es "periódica desde el ingreso". En este sentido, la compañía indica que "el acceso al centro se ha flexibilizado y las familias pueden hablar directamente con los profesionales sanitarios si así lo solicitan".

Además, la empresa asegura que su prioridad "es y ha sido siempre la salud y bienestar físicos" de los pacientes, manteniendo los "estándares de calidad asistencial" pese a que su "función de descongestión de hospitales de referencia y residencias a demanda de las autoridades sanitarias haya supuesto una presión asistencial adicional".

Como añadido, se indica que "nunca ha habido una cifra elevada de ingresos en Hestia Gràcia" y que "en el periodo de la pandemia desde el 14 de marzo no hubo ocupación 100% en ningún momento".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.