El gobierno de Ada Colau restringirá el uso de los coches y otros vehículos en la calle de Pi i Margall, que une Joanic con la ronda del Guinardó. Actualmente, 20 de los 30 metros de anchura de la calle están destinados a calzada, con dos carriles de circulación, dos de bus-taxi y dos de aparcamientos y servicios. Tras la reforma, el dibujo de la calle cambiará por completo. Como otras tantas calles, por ejemplo vía Laietana, la arteria se pacificará.

Según el Ayuntamiento de Barcelona, el 70% del espacio de Pi i Margall será para peatones y verde. En la calzada, que se verá reducida, se potenciará la circulación para vecinos ("vehículos locales") y autobuses. De subida, habrá un carril para buses y vecinos y un nuevo carril bici segregado. De bajada, por su parte, la circulación se permitirá en un carril compartido buses, vecinos y bicicletas. La velocidad se limitará a 30 km/h.

Render de la pacificación de Pi i Margall / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Render de la pacificación de Pi i Margall / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
 

OBRAS EN JUNIO DE 2022

La remodelación costará 13,6 millones de euros. Las obras empezarán en junio de 2022 y se prolongarán durante 17 meses. El nuevo diseño no será paralelo a la fachada para potenciar la sensación de que las personas están en un parque. Las aceras tendrán un mínimo de cinco metros, aunque en algunos tramos llegarán hasta los 12, y las zonas verdes se alternarán con otras de estancia.

La reforma, que busca convertir Pi i Margall en un eje verde entre Gràcia y Horta-Guinardó, incluirá un cordón de servicios en las dos aceras -integrado entre parterres- con zonas de carga y descarga, contenedores, aparcamientos para bicicletas y el resto de servicios. El consistorio afirma que las paradas de bus se mantendrán todas, pero que se reubicarán. Durante los trabajos, los operarios actuarán sobre 25.000 metros cuadrados, unos 690 metros de longitud.

A lo largo de toda la calle, las zonas verdes y de sombra crecerán en Pi i Margall. El proyecto prevé plantar 142 árboles más para llegar a 210 (de veinte especies distintas), mientras que los parterres y los arbustos casi se multiplicarán por 10. De los 370 metros cuadrados actuales se crecerá hasta 3.270. En un 80% de la calle, asegura el Ayuntamiento, habrá sombra.

La propuesta de peatonalización de Pi i Margall / AYUNTAMIENTO DE BCN
La propuesta de peatonalización de Pi i Margall / AYUNTAMIENTO DE BCN

CUATRO PLAZAS EN CUATRO CRUCES

La pacificación implicará la construcción de cuatro nuevas plazas que ocuparán una superficie de 2.800 metros. Las plazas estarán en el ámbito de la actual plaza de Joanic; en el cruce de las calles de Sant Lluís y de Alegre de Dalt, en Encarnació con Pau Alsina, y en Sardenya con Providència. En las plazas, y a lo largo de toda la calle, se colocarán 42 bancos y 121 sillas, y los pasos de peatones pasarán de ocho a 14. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.